Varios centenares de trabajadores y trabajadoras del aeropuerto de Loiu, se manifestaron el pasado viernes, para denunciar la continua política de ajustes de la dirección del aeropuerto, que a pesar de haber tenido 5,5 millones de euros de beneficios en 2013, sigue provocando despidos y precarización de las condiciones laborales.

La protesta convocada por los comités de empresa de las diferentes contratas del aeropuerto, ha estado encabezada por los trabajadores del aparcamiento, que llevan 19 días de huelga, para pedir la readmisión de los trabajadores despedidos y garantías de empleo.

En la manifestación, trabajadores de AENA, portaron una pancarta contra la privatización, a la que califican de estafa social, económica y política y solicitaron la creación de un frente social, político e institucional para parar este fraude, que favorece los intereses privados perjudicando el interés general del conjunto de la ciudadanía. En este sentido, manifestaron que la situación del conjunto de trabajadores y trabajadoras del aeropuerto y la falta de servicios y seguridad, se debe a las exigencias que los especuladores están poniendo al Ministerio de fomento para que la privatización salga adelante. Además lanzaron la siguiente pregunta; que si en 2011 Aena estaba valorada en 30.000 millones de euros y ahora el gobierno la valora en 16.000, ¿donde han ido o van a parar los 14.000 millones de euros que faltan?

En la manifestación participaron trabajadores y trabajadoras de las diferentes contratas de mantenimiento, limpieza, seguridad, información, pasarelas, compañías aéreas y aparcamiento entre otras, denunciando que la injustificada política de ajustes de la dirección del aeropuerto está provocando una cascada de despidos y recortes salariales como no se había conocido antes en el aeropuerto.

Próximamente se procederá a la adjudicación de los servicios subcontratados de PMR y Limpieza, y para los sindicatos el perverso sistema de adjudicación de Aena, que tras la presentación de ofertas permite hasta cuatro subastas posteriores, al más puro estilo de un mercadillo de barrio, está provocando que las adjudicatarias para mantener sus margenes de beneficio procedan a recortar plantillas y derechos laborales.

Los sindicatos han instado a Aena, a convocar una mesa de negociación integral sobre el modelo de gestión aeroportiaria, que establezca los servicios que se deben prestar en el aeropuerto, regule la calidad de los mismos y establezca las plantillas necesarias para ello. Y a las empresas que perticipan en los concursos, que se abstengan de mercadear en la subastas, ya que serán tan responsables de la conflictividad laboral como lo es la dirección de Aena.

Los sindicatos, han instado a las instituciones vascas a defender conjuntamente con los agentes sociales, la prestación de servicios de calidad en el aeropuerto, y a presionar a la dirección del Aeropuerto para que rompa la posición de sumisión y complicidad con las imposiciones que llegan desde la sede central de Aena en Madrid, que adopta decisiones totalmente alejadas de la realidad y de las necesidades de los usuarios del aeropuerto de Loiu.