Los y las trabajadoras de Norten Prefabricados de Hormigón S.A afrontán su segunda semana de huelga indefinida a favor del mantenimiento de su convenio colectivo.

El colectivo de trabajadores de Nortem prefabricados de Hormigón afrontan desde el lunes que viene su segunda semana de huelga indefinida a favor del mantenimiento de su convenio colectivo. Tras el anuncio de la dirección de la empresa de dejar sin validez el mismo y aplicar el convenio estatal de prefabricados de Hormigón, son ya más de diez las jornadas de protestas celebradas por este motivo.

Esta misma semana la empresa daba traslado a los miembros del comité de lo que es su propuesta de negociación. En la misma se reafirma en su posición de no querer lograr ningún tipo de acuerdo en lo que a la renovación del convenio de empresa se refiere y en la aplicación del Convenio Colectivo General Estatal del sector de Derivados del Cemento.

De esta manera, las relaciones laborales del centro de trabajo de Arakaldo pasarían a regirse por un convenio estatal, a todas luces insatisfactorio y perjudicial en relación a las condiciones laborales. A cambio, la empresa promete, única y exclusivamente para aquellos trabajadores con contrato anterior al 7 de julio del 2013, el mantenimiento de unas condiciones similares al anterior convenio, pero única y exclusivamente hasta diciembre del 2014.

En opinión del sindicato LAB, además de ser una propuesta inadmisible por no satisfacer la reivindicación central del colectivo de trabajadores de un Convenio justo, se trata de una trampa mortal envuelta en papel de regalo. Es un intento de chantajear a los trabajadores con unas promesas vagas de mantenimiento de condiciones a lo largo del siguiente año, sin que estas se vean garantizadas en ningún acuerdo.

Si se asumiera esta propuesta, significaría la perdida de muchos de lo derechos logrados durante años y que les serían negados a las nuevas contrataciones, abriendo las puertas a la existencia de una doble escala salarial y de condiciones laborales.

Junto a esto, queda sin aclarar las intenciones que para con esta empresa tiene la dirección, ya que la pasada semana introdujo un nuevo elemento en la negociación: un ERE de suspensión de contratos desde abril hasta diciembre de 2014, con el objeto de paralizar la fabricación de hormigón en la fabrica de Arakaldo, durante ese periodo. Lejos de presentar la documentación necesaria para justificar la medida planteada, no explica en la propuesta que intención tiene, por lo que da pie a sospechar lo peor.

Por su parte los trabajadores, al igual que se han ido realizando a lo largo de esta semana, plantean diferentes movilizaciones para la próxima en las que exigirán la implicación de la instituciones como la Diputación y de los clientes actuales Athletic y Metro Bilbao para los cuales dicha empresa participa en las obras de San Mames Barria y la Linea 3.