Con el objetivo de denunciar la campaña totalitaria de UPN y PP contra la educación navarra, LAB ha desplegado un mural de 6 metros con los nombres y apellidos de los maestros y maestras represaliados en el 36.

El portavoz para Navarra, Igor Arroyo, ha recordado la represión desatada tras el golpe fascista de 1936: "Una de las obsesiones de los fascistas consistía en el control ideológico de la enseñanza. Si bien la represión en general se localizó en la zona sur de Navarra, las represalias contra maestros y maestras se extendieron de norte a sur por toda la geografía navarra. Durante el franquismo, el adoctrinamiento de los ñiños y niñas fue sistemático, con la obligación de cantar el Cara al Sol incluido. Se trataba de introducir, con sangre si era necesario, aquello de la "unidad de destino en lo universal", así como los roles sexistas, en la mente de cada alumno y alumna. 40 años después de la muerte de Franco, ha quedado patente que UPN y PP no han roto con su pasado franquista.

La obsesión ideológica por controlar la enseñanza pervive en personas como el Consejero Iribas, miembro de una secta conservadora, o la Presidenta Barcina". Según denuncia LAB, el propio Ministro Wert hizo apología del adoctrinamiento cuando dijo que el objetivo de la LOMCE era españolizar a los alumnos y alumnas.

UPN asume de cabo a rabo ese objetivo de españolizar Navarra y también muestra su animadversión respecto a la coeducación y la igualdad de hombres y mujeres: su única aportación a la LOMCE ha consistido en asegurar la financiación de los centros del Opus Dei que segregan por sexos. Frente a esta cultura adoctrinadora, LAB reivindica el legado de los maestros y maestras republicanas, que intentaron avanzar en el pensamiento crítico y la libertad de enseñanza. Arroyo ha resaltado la necesidad de seguir trabajando por una educación propia, crítica, emancipadora y coeducadora, a pesar de los recortes impuestos por UPN y de campañas totalitarias como la que hemos vivido estas semanas.
 

LAB sarean
{module[111]}