El Comité de Centro del Aeropuerto de Loiu, ha celebrado hoy una ronda de contactos con todos los grupos políticos de Euskadi, para trasmitirles su preocupación y rechazo a la privatización de los aeropuertos, por las consecuencias que tendrá para la sociedad en
su conjunto y las incertidumbres que genera para la plantilla.

Esta ronda de contactos se ha llevado a cabo durante el encierro que ha tenido hoy en el aeropuerto de 8 de la mañana a 6 de la tarde, en el marco de campaña de movilizaciones programadas en contra de la privatización.

Al acto al que han asistido representantes de los grupos con representación en el parlamento vasco y en el congreso como Emilio Olabarria y Norberto Aldaiturriaga del PNV, Maite Aristegi
de Amaiur, Aritokieta Zulaika de EH Bildu, Mikel Diez Sarasola del PSE-EE, Niko Gutierrez de UpyD, además de José Navas Ezker Batua-Berdeak, José Ramón Becerra de Equo, Isabel Salud de Ezker Anitza-IU y una representación de Podemos. Todos ellos han compartido la preocupación del Comité y se han manifestado en contra del proceso de privatización y han adquirido el compromiso de trasladar el debate a las instituciones y a la sociedad desde ahora y mientras el proceso privatizador siga adelante.

Los representantes de los trabajadores CCOO, LAB, USO, ELA y UGT en el aeropuerto de Loiu por unanimidad, consideran que la privatización de AENA generará un brutal incremento de las tasas aeroportuarias en los próximos años, al igual que ha sucedido con la liberalización de sectores como la electricidad, el gas y las gasolinas y han calificado el marco regulatorio aprobado por el gobierno como un fraude, para legitimar el proceso privatizador. Ven con preocupación que esta norma plantea la posibilidad de cerrar aeropuertos que aunque no tienen una rentabilidad económica son imprescindibles para el desarrollo económico y social de Euskadi, como son Foronda y Hondarribi.

El Comité advierte de que, de proseguir con el proceso privatizador, la calidad y seguridad del servicio público empeorará drásticamente más aún de lo que ha sucedido hasta ahora con la política de ajustes de los últimos años, y que han situado al aeropuerto de Loiu en una situación donde en las comparativas de calidad con otros aeropuertos de la red y del mundo no sale nada bien parado.

Por ello, el Comité de Centro de Loiu, reclama al Ministerio de Fomento la paralización de la privatización de Aena al considerar esta decisión de una temeridad sin precedentes y de consecuencias incalculables, tanto para los usuarios como para la actividad económica y turística del país y a los grupos con representación en el congreso que impulsen una comisión
de investigación en el parlamento ante la estafa que supone para la ciudadanía la privatización de un sector estratégico como el aeroportuario, que se pretende vender por 2500 millones de euros ahora que tiene más de 700 millones de euros de beneficios anuales, cuando hasta poco, en plena crisis y en situación de pérdidas, se valoraba en más de 30000 millones de euros

Fomento oculta a los usuarios el impacto de la privatización

El Comité acusa a Fomento de ceder irresponsablemente la gestión del gestor aeroportuario a los intereses privados, especialmente en un momento en que la gestión pública de los aeropuertos es determinante para salir de la actual situación de crisis y un factor clave para la actividad económica y el turismo en Bizkaia y Euskadi. Además ha alertado que este proceso dificulta la posibilidad de que las instituciones locales, forales y autonómicas puedan participar en las tomas de decisiones que afectan a la calidad de vida de la ciudadanía, vaciando de contenido el recién creado Comité de Coordinación Aeroportuario de Euskadi. En ese sentido, resulta alarmante comprobar cómo el Gobierno oculta a los usuarios y los ciudadanos el impacto de esta operación en el coste, la calidad y seguridad del servicio, así como en la actividad económica.

El Comité ha instado a todos los grupos políticos a que sitúen la privatización como prioridad en la agenda pública y se impulse un debate social, político e institucional sobre el modelo aeroportuario que necesitamos, en el que se ponga en valor el papel que desempeñan los
aeropuertos públicos para el ejercicio del derecho a la movilidad y conectividad de los ciudadanos y en el desarrollo económico de los entornos aeroportuarios, el empleo, la actividad económica y el turismo. Y que para ello, es necesario paralizar este proceso privatizador.

Supresión de rutas no rentables económicamente

Los representantes de los trabajadores denuncian que la privatización hará peligrar las rutas que no sean rentables económicamente para los inversores, aunque si lo sean social y económicamente para el entorno y los ciudadanos a los que se debe garantizar la movilidad y conectividad.

La gestión pública es la que permite mantener unos estándares mínimos de servicio y calidad homogéneos, el único modelo que garantiza la transparencia y la participación de los agentes afectados en la toma de decisiones, así como la no dependencia de las estrategias del mercado a la hora de prestar un servicio público como garantía de accesibilidad, universalidad y la continuidad del servicio al margen de los ajustes coyunturales o estructurales el mercado.

Sin cargo a los Presupuestos Generales

Recuerda que, a diferencia de los aeropuertos privados de Castellón, Murcia y Ciudad Real, que han demostrado su inviabilidad y que han supuesto un enorme agujero a las arcas púbicas, los aeropuertos de la red de AENA no se financian con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, sino por las tasas que abonan los usuarios de los aeropuertos para garantizar así la prestación del servicio público de calidad, la movilidad y conectividad de los ciudadanos. En contra, la privatización y la política de fijación de tarifas con criterios estrictamente de mercado conllevará un déficit tarifario inicial que a medio plazo conllevara un incremento abrupto de las tasas aeroportuarios, con el único objetivo de garantizar los beneficios de los inversores, y en perjuicio de los usuarios y la economía.

Comité de Centro Aena Aeropuerto de Loiu, 29 de julio de 2014