El trabajador de Emaus Bilbao, Oskar Perez, tras ser despedido en diciembre de 2013 y tras una serie de movilizaciones por las que fue denunciado, ha sido absuelto de todas las acusaciones. Así mismo, celebrado el juicio por la impugnación de su despido hace unas semanas, fue declarado improcedente.

En diciembre de 2013 Oskar Perez vio finalizado su contrato con la cooperativa Emaus Bilbao, lo cual fue denunciado por el sindicato LAB y cuyo resultado ha sido la improcedencia del despido, por no haber desaparecido su puesto ni las labores que desempeñaba, y considerar su situación como trabajador indefinido ya que llevaba tres años desempeñando las mismas labores.

Esta cooperativa que gestiona la contratación de personas con riesgo de exclusión social y desarrolla proyectos y servicios para innumerables ayuntamientos e instituciones, despide injustificadamente a trabajadores por discrepancias personales, no respetando su compromiso de no realizar despidos improcedentes entre su plantilla.

Tras las movilizaciones realizadas por el trabajador despedido junto al sindicato LAB, Oskar Perez fue denunciado penalmente por el supuesto acoso que sufría tanto la cooperativa como su gerente Jose Gomez, algo del todo incierto tal y como queda demostrado en la sentencia absolutoria.

Por último, queremos denunciar de nuevo la actitud prepotente y desafiante de Jose Gomez como gerente, y la negativa a readmitir a Oskar en su plantilla a pesar de los contactos y conversaciones que hemos tenido con él, y la indiferencia de las y los componentes de esta cooperativa que no se han pronunciado en ningún momento en defensa del empleo de un compañero, siendo parte de la misma y teniendo responsabilidad en la proporción que a cada una corresponda en las decisiones que toma la misma.
 

 

 

{linkr:related;keywords:emaus;limit:5;title:Albiste+gehiago}