La lucha llevada a cabo por los y las trabajadoras de Pine en las últimas semanas ha dado sus frutos. Hemos obligado al Grupo Ingeteam a presentar por escrito los términos de la compraventa y los compromisos adoptados con el Grupo Zima, compromisos comerciales, financieros y de carga de trabajo. El Comité de empresa realizará un seguimiento en corto de dichos compromisos y denunciará los posibles incumplimientos que puedan comprometer el futuro.

Consecuencia de ello, la plantilla de Pine ha decidido suspender los paros y las movilizaciones iniciadas ante la venta de Pine por parte del grupo Ingeteam.

Además, el comité de empresa ha decidido iniciar la vía legal para exigir el cumplimiento del articulo 44 del Estatuto de los trabajadores ante la negativa del Grupo Ingeteam, articulo que obliga a la entrega de informacion como; fecha, motivos, consecuencias y medidas previstas respecto a trabajadores.

Asimismo, el comité de empresa ha lanzado un mensaje claro al Grupo Zyma: no aceptaremos que sin invertir y sin asumir riesgos se destruya empleo y condiciones laborales para garantizar beneficios.

Finalmente queremos denunciar la actitud y posición mantenida por Gobierno Vasco quién siempre contó con información de primera mano por parte del grupo Ingeteam, información que ocultó a los y las trabajadoras rechazando antes y después de la venta la solicitud de reunión realizada por el Comité de empresa.

Una vez más el Gobierno Vasco da la espalda a los trabajadores y trabajadoras, alegando que el proceso de venta es una cuestión entre empresas privadas. De esta forma elude sus responsabilidades. ¿Es éste su modelo Basque industry 4.0?, ¿Repartir a las empresas privadas el dinero público de todas y todos, para después decir que ellos no pueden hacer nada ante operaciones entre empresas privadas? La empresa privada le sirve al Gobierno Vasco para hacerse la foto y alabar unos determinados modelos de gestión. Modelos que sólo responden a los intereses del capital y que para la clase trabajadora se traducen en destrucción de empleo, precariedad de las condiciones de trabajo y desmantelamiento del tejido industrial. Están avalando que las empresas vascas sean vendidas a multinacionales extranjeras. El Gobierno Vasco impulsa un país a medida del capital extranjero, la precariedad, y la destrucción de empleo.

Por ultimo agradecer a la plantilla la lucha mantenida y reiterar que la unidad de los trabajadores en la defensa del empleo y las condiciones es la mayor garantia que tendremos en esta nueva etapa de incertidumbre a la que nos han conducido.