La dirección se niega a cumplir su compromiso respecto al plan de empleo recogido en el convenio y despide a una trabajadora

Trabajadores de Cementos Rezola darán inicio el próximo 23 de enero, a una serie de paros y movilizaciones para exigir a la empresa un proceso negociador sincero en el que se puedan establecer las condiciones necesarias para que se cumpla el convenio vigente con las garantías debidas. En cuanto a la protesta del próximo lunes, a las 12.30h., y coincidiendo con el paro, se dará inicio a una manifestación que recorrerá las calles de Añorga.
Son dos las causas que han motivado la protesta: la negativa de la dirección a cumplir con el plan de empleo recogido en el convenio y consistente en el compromiso de efectuar 10 contrataciones (4 en 2009 y dos en cada uno de los tres años siguientes), y el despido de una trabajadora.

En diciembre de 2010, la dirección de la empresa comunicó a los comités de las plantas de Añorga y Arrigorriaga su intención de no aplicar el acuerdo relativo al plan de empleo, sin ofrecer alternativas. Se abrió entonces un proceso de negociaciones que finalizó en el PRECO en una mediación y sin acuerdo alguno, por lo que los comités de empresa tomaron la decisión de denunciar a la empresa ante el Juzgado por incumplimiento del convenio.
A finales de diciembre se conoció el fallo del Tribunal favorable a la demanda, condenando a la empresa a cumplir con sus obligaciones consistentes en realizar las 10 contrataciones que debe en ese momento. En la misma sentencia, se desestima la reclamación de otras tres contrataciones que la empresa debía del convenio finalizado en 2008, por considerar prescrito el plazo de reclamación.

Dos días después de conocerse la sentencia, la dirección se dirige a una trabajadora con un contrato eventual para decirle que no vuelva a su puesto de trabajo, contraatacando precisamente contra la parte más débil de la plantilla: mujer en precariedad y con contratos irregulares.
Los comités de ambas plantas consideran que la respuesta de la empresa (que debe 10 contrataciones) es un despido en toda regla y un acto de venganza por la demanda interpuesta por los comités y la sentencia favorable obtenida.

Por todo ello y al margen de las actuaciones de tipo jurídico ya emprendidas, se ha decidido desarrollar las protestas aquí mencionadas y que a partir del próximo lunes tendrán lugar todas las semanas.

Añorga, 20 de enero de 2012