Hoy jueves día 28 de junio, como cada año, las Juntas Generales de Bizkaia se han trasladado a la casa de Juntas de Abellaneda en Enkarterri para celebrar su última sesión antes del período estival. Ante esta cita, las trabajadoras de Konecta han recibido a los junteros y junteras a su llegada, para reclamarles implicación y la defensa de esta planta desde esta institución. 
El eskualde de Enkarterri junto a Ezkerraldea está sufriendo especialmente la crisis con tasas de paro muy por encima de las medias de Bizkaia y la CAV.

La mayor empresa en la actualidad de Enkarterri es Konecta BTO, subcontrata de Iberdrola para su atención telefónica. A día de hoy siguen trabajando en Konecta 260 personas, en su mayoría mujeres. Tras los cierres de Reckitt, Pastguren, Mure y tantas otras medianas y pequeñas empresas que han sufrido la misma suerte, han dejado a Konecta a la cabeza en lo concerniente a volumen de trabajo.

En este momento la batalla por el mantenimiento del empleo se está librando en Konecta, donde desde diciembre de 2010 se han destruido ya por diferentes causas más de 70 puestos de trabajo; actualmente la carga de trabajo ha disminuido voluntariamente por la empresa matriz (Iberdrola) que está implantando plataformas y fomentándolas en otras zonas y generando riqueza en esas latitudes.

Mientras tanto contemplamos cómo a esta multinacional se le otorgan beneficios fiscales desde la Diputación de Bizkaia que nada ayudan a generar riqueza en nuestra tierra.

Desconocemos qué intención tiene el Diputado general a la hora de intentar intermediar ante quienes deja exentos de abonar impuestos para intentar darle futuro y continuidad a la planta subcontrata de Iberdrola en Güeñes.