Desde Euskal Herria, el sindicato LAB queremos solidarizarnos con la clase trabajadora de León y, asimismo y muy particularmente, con todas y todos los trabajadores de la minería tanto de esta zona como de otras. La minería, como es sabido, es un sector que viene siendo especialmente golpeado durante años por la precariedad, la explotación y la falta de seguridad. Tristemente, también nuestro pueblo conoce de cerca esta situación. 

Antes de nada, queremos enviar nuestro más sentido pésame, un abrazo y todo nuestro apoyo a las y los familiares y amigos de los seis mineros que han fallecido en el pozo Emilio del valle,a sí como a todos sus compañeros.

Como decía ayer mismo un minero, “para ganarse el pan, se han dejado la vida”. Más que dejar, se la han arrebatado, ya que no hay accidente laboral que no pueda ser evitado, de poner las medidas precisas. Los accidentes, las enfermedades laborales y las muertes de trabajadoras y trabajadores, no son fruto de la casualidad, tienen un porqué muy claro: anteponer los beneficios empresariales a la seguridad y, por tanto, a la vida de las personas.

Éste es el ejemplo más cruel y más patente de la necesidad imperiosa que tenemos la clase trabajadora de luchar por otro modelo, de luchar por los cambios políticos y sociales necesarios en nuestros respectivos países que nos posibiliten dar un cambio radical al sistema imperante.  

LAB sarean
{module[111]}