LAB ha participado en la Conferencia Sindical Internacional de Solidaridad con Palestina, que se ha celebrado los días 14 y 15 de diciembre en Lisboa. En la misma se ha aprobado una resolución de denuncia de la situación que sufre el pueblo palestino, así como del último ataque sionista contra Gaza en noviembre.

La citada Confencia está organizada por la Central General de Trabajadores de Portugal (CGTP), la mayor del país luso, y por la central sindical GUPW de Palestina. Además de LAB desde Euskal Herria, que ha estado representada por su Secretario de Relaciones Internacionales, Igor Urrutikoetxea, han participado la Federación Sindical Mundial (FSM), representada por su Secretario General Adjunto, Valentín Pacho, y otras centrales sindicales de América, África, y Europa, como por ejemplo CUT de Brasil, PEO de Chipre, RMT de Gran Bretaña.

Igualmente, también ha estado movimientos sociales, entre ellos MPPM de Portugal o Palestina – Euskal Herria Sarea, representada por Julen Zulaika.

En la Conferencia se ha analizado y denunciado la situación de desempleo, precariedad laboral y conculcación de Derechos humanos, sociales y sindicales que está padeciendo diariamente la clase trabajadora palestina, y se ha aprobado una resolución de denuncia de esta situación, así como del último ataque sionista contra Gaza en noviembre. Asimismo, se ha aprobado una resolución en la que se saluda la incorporación de Palestina a la ONU como Estado miembro, y se han adquirido compromisos entre las y los participantes tanto para reforzar y coordinar las iniciativas de solidaridad con Palestina, como de denuncia de la vulneración sistemática de derechos que está llevando a cabo el Estado sionista israelí.

Tanto desde LAB como desde Palestina – Euskal Herria Sarea se ha incidido en la necesidad de impulsar, también en el ámbito sindical y en el mundo del trabajo, la campaña internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra el Estado sionista israelí, mientras éste siga conculcando los derechos humanos, civiles y sociales básicos del pueblo palestino.

Por otra parte, el 15 de diciembre, por la tarde se desarrollo en Lisboa una multitudinaria manifestación organizada por la CGTP contra los últimos recortes sociales y salariales del gobierno portugués, en la que también participó LAB.

INTERVENCIÓN DE LAB EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL SINDICAL DE SOLIDARIDAD CON PALESTINA

En Lisboa, 14-15 de diciembre de 2012

«Desde la central sindical LAB del País Vasco queremos, en primer lugar, felicitar a la Central General de Trabajadores de Portugal (CGTP) por la organización de este importante evento que nos ha reunido a sindicatos y otros movimientos sociales solidarios con la lucha del pueblo palestino.

Igualmente, desde LAB queremos agradecer la invitación que se nos ha cursado para estar aquí presentes. Especialmente porque éste es para nosotros un tema especial, ya que vemos al pueblo palestino como un pueblo hermano, en la medida en que también venimos de un Pueblo, el vasco, que lucha por ver reconocido sus derecho a poder decidir libre y pacíficamente su futuro, sin injerencias ni imposiciones de ningún tipo.

El mes pasado asistimos al enésimo ataque del Estado sionista israelí contra el pueblo palestino, nuevamente en Gaza. Más de 175 palestinos han sido asesinados impunemente ptra vez por las bombas del ejército israelí. Un ejército y un Estado sionistas que están llevando a cabo un auténtico genocidio contra el pueblo palestino desde 1948. Además de los asesinados, los bombardeos isrelíes dejan miles de heridos, fábricas e infraestructuras destruidas y, por tanto, miles de desempleados y condenan, no sólo al sufrimiento, sino también a la miseria, a miles de palestinos y palestinas.

Esta situación es insostenible para las y los palestinos, que además de ser asesinados, son víctimas de todo tipo de vejaciones cotidianas: ataques de los colonos sionistas a la población palestina en Cisjordania, imposibilidad de moverse libremente en su propia tierra, expropiación de casas y de tierras donde cultivan viñedos, prohibiciones para la pesca en Gaza, denegación de permisos de trabajo, imposibilidad de asistir a su puesto de trabajo cuando no les dejan cruzar un check point, con la consiguiente pérdida de salario de ese día, etc.

Tanto durante este último ataque salvaje e indiscriminado, como durante la operación Plomo Fundido, a comienzos de 2009, miles de trabajadores y trabajadoras, así como gente de otros sectores populares (estudiantes, jóvenes, desempleados, inmigrantes, jubilados, etc.) nos echamos a la calle para exigir que cese ya la masacre que se está perpretrando contra el pueblo palestino, y que la comunidad internacional intervenga para poner fin a este ataque despiadado contra un Pueblo indefenso al que se le está privando de una tierra en la que hasta hace 100 años vivía pacíficamente, independientemente de la religión que profesase cada uno, ya fuera esta cristiana, musulmana o judía.

Es importante expresar la solidaridad con Palestina, pero hemos llegado a un punto en el que no es suficiente. Hay que dar un paso adelante y denunciar al culpable de esta situación, al Estado sionista de Israel, así como a quienes lo apoyan (EEUU y la Unión Europea, fundamentalmente), porque sin su connivencia Israel no podría continuar adelante con esta política genocida. Recordemos una vez más que Israel es el Estado del mundo que más resoluciones de la ONU ha incumplido, cerca de 70.

En esa línea, a fin de señalar quién es el culpable máximo del sufrimiento que padece el pueblo palestino, cientos de organizaciones palestinas hicieron en 2004 un llamamiento a los partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales de todo el mundo a desarrollar una campaña internacional permanente de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra el Estado sionista israelí, tal y como en su día se realizó contra el régimen de apartheid en Sudáfrica, para que Israel ponga fin a las agresiones permanentes contra el pueblo palestino y se avenga a negociar una paz justa, que debe basarse en el respeto de los derechos civiles y políticos de las y los palestinos, incluidos los presos políticos palestinos y el derecho de los refugiados a regresar a su tierra.

Es necesario subrayar que la campaña del BDS no es una campaña contra ninguna creencia religiosa, a diferencia de lo que suele decir Israel y algunos medios de comunicación controlados por la derecha más reaccionaria. Nosotros respetamos todas las creencias religiosas; lo que no admitimos es que en nombre de una religión, de cualquier religión, se pisoteen los derechos de las personas, tanto a nivel individual y colectivo.

Decenas de sindicatos en Escocia, en Escandinavia o en Sudáfrica, por citar solo algunos ejemplos a nivel mundial, apoyamos la campaña BDS en todo el mundo: LAB también decidió unirse en 2008 y aportar nuestro granito de arena desde el País Vasco.

No pretendemos enumerar aquí todas las actuaciones que hemos llevado a cabo desde LAB, porque son varias, pero si quisiéramos destacar algunas por su relevancia: más de 120 comités de empresa del País Vasco aprobaron en 2009 una resolución condenando la operación Plomo Fundido contra Gaza y llamando al boicot contra Israel; igualmente, denunciamos el papel de la multinacional Veolia en la creación del tranvía de Jerusalen para unir colonias sionistas, hemos invitado a sindicalistas palestinos a nuestra tierra, organizado diversas charlas con ellos, así como movilizaciones de solidaridad con Palestina y nuestros compañeros del sector de enseñanza han impartido unidades didácticas donde se explica a los estudiantes la situación que sufre el pueblo palestino.

Igualmente, tanto en 2009, como en 2010, 11 centrales sindicales vascas nos manifestamos públicamente a favor de la campaña internacional del BDS .

Además, también desarrollamos nuestra labor solidaria con Palestina en el ámbito de la Federación Sindical Mundial (FSM), a la cual pertenecemos y hoy día participamos en la plataforma Palestina – Euskal Herria Sarea (“Red Palestina – País Vasco”), donde varias organizaciones del País Vasco impulsamos la campaña BDS en los distintos ámbitos (académico, cultural, deportivo, laboral, etc.).

Pero lo más importante es que todas y todos en nuestros centros de trabajo denunciemos diariamente lo que el sionismo está haciendo contra el pueblo palestino, y en los casos en que determinadas empresas tengan negocios con Israel, vendan productos israelíes o tengan convenios de colaboración con entidades israelíes, denunciemos los mismos, partiendo la denuncia del propio centro de trabajo allí donde hay sindicatos o centrales sindicales que apoyan la lucha del pueblo palestino.

Es fundamental que planteemos el boicot a toda expresión sionista, que en las empresas donde tenemos representación exijamos que no inviertan en Israel mientras este Estado siga vulnerando los derechos más elementales y básicos de las y los palestinos, y que planteemos la necesidad de que a nivel internacional se adopten sanciones contra el Estado sionista por el incumplimiento de la legalidad internacional y sus crímenes de lesa humanidad.

Además, desde nuestra experiencia creemos que es necesario que las centrales sindicales nos coordinemos entre nosotras y con otros movimientos sociales, e incluso partidos políticos que trabajen también en la línea marcada por la campaña internacional del BDS, a fin de que todos actuemos de forma conjunta en cada nación y a ser posible incluso a nivel europeo e internacional.

Desde LAB, por lo tanto, quisiéramos proponer lo siguiente:

– Creación de una coordinación permanente entre los sindicatos que apostemos por la campaña de BDS, de cara a trasvase de información, para tener conocimiento de los que se hace en cada país, y para coordinar posibles acciones, tanto de solidaridad directa con Palestina, como en el marco de la campaña internacional de BDS.
– Aprobación de una resolución de solidaridad con Palestina y de impulso de la campaña BDS en el marco de esta Conferencia.
– Organización de una jornada internacional de solidaridad con Palestina, con un llamamiento explícito a incidir en el mensaje del BDS. Sería importante que esa fecha se concretase aquí.

Ojalá pronto desaparezcan las causas que nos llevan a impulsar, junto con centenares de organizaciones del mundo entero, la campaña del BDS, tal y como un día desaparecieron en Sudáfrica. Mientras tanto, mientras la actual situación perdure y el pueblo palestino siga viendo vulnerados sus derechos de la forma más flagrante seguiremos diciendo: Sionismorik?Ez, eskerrik asko (“¿Sionismo? No, muchas gracias”)»