Mediante el siguiente escrito el sindicato LAB y su Sección Sindical hacemos las siguientes afirmaciones una vez estudiado en profundidad el plan industrial presentado por la Propiedad de Corrugados Azpeitia:

1-Tal y como veníamos manifestando, el plan de viabilidad presentado por la propiedad lejos de afrontar los problemas estructurales de una empresa, pone únicamente sobre los y las trabajadoras las consecuencias de la situación actual de la empresa. Hoy son 140 los despidos propuestos, mañana serán muchos más teniendo en cuenta el plan presentado.

2-El plan señala el mercado español de la construcción como salvaguarda del proyecto industrial. Ata la recuperación de la empresa a la recuperación del mercado estatal de la construcción. Un mercado en caída libre y donde claramente la oferta de corrugado es muy superior a la demanda. Esta situación se da hoy y se dará en un futuro. Ata el futuro de la plantilla a un milagro.

3-La solución se dará si se apuesta por la diversificación y la internacionalización. La cercanía con el mercado europeo y las infraestructuras con las que cuenta Euskal Herria tienen un valor importantísimo. Para ello el plan ha de contar con inversiones claras y con garantías financieras suficientes. Pero de todo esto no aparece nada. De hecho el Grupo Gallardo, propietario de la fábrica de Azpeitia, no aparece en toda la redacción del plan de viabilidad.

4-Negociar el expediente presentado bajo estas premisas industriales es validar un cierre a plazos. Por ahí no vamos a pasar. Iniciaremos contactos con las diferentes instituciones, principalmente con Gobierno Vasco, de cara a fijar una posición común respecto el plan y tomar decisiones en consecuencia. Si no se cree en el plan presentado, lo cual es totalmente lógico, hay que dibujar toda una hoja de ruta diferente y en este proceso no nos pueden dejar solos a los y las trabajadoras.

5-LAB seguirá potenciando la movilización de trabajadores y trabajadoras de la fábrica para que se actúe con responsabilidad ante la situación que se nos avecina. No podemos validar un proceso de cierre a plazos. Es responsabilidad del ámbito sindical, pero también del político y del institucional obligar a que la propiedad ponga los grandísimos beneficios de otra época al servicio de la reconversión que esta empresa necesita. Si hay voluntad hay futuro.

Azpeitia, 28 de noviembre de 2011