Por medio de esta declaración, las trabajadoras y trabajadores afectados por el traslado colectivo pretendido por INDUSAL, queremos dar a conocer nuestra valoración de la sentencia del Juzgado de lo Social nº1 de Bilbao.
1º Mostrar nuestra satisfacción por dicha sentencia. Esta sentencia dictamina la nulidad de los traslados que pretendía realizar la empresa, y a su vez permite el mantenimiento de nuestros puestos de trabajo. El juez no ha dudado en determinar la falta de razones objetivas que justificaran la medida y que existía, por tanto, una clara intención de realizar una persecución, por razones de índole sindical, hacia para las personas que estábamos afectadas por dicho traslado.

2º Debemos admitir que es una alegría relativa. Éstas han sido unas semanas muy duras, cuando en diciembre la gerencia de INDUSAL presentó un ERE, la Delegación de Trabajo del Gobierno Vasco resolvió rechazarlo por las mismas razones, pero eso, no evitó que la empresa siguiera con su intento de deshacerse de nosotras y nosotros. No dudamos que lo van a seguir intentando, pese a esta sentencia.

3º Tampoco tenemos ninguna duda de que vamos a seguir defendiendo, con todo lo que podamos, nuestros puestos de trabajo. Como ya hemos hecho estas semanas y como ya peleamos en 2008 para que desaparecieran las diferencias en las condiciones laborales y salariales por razones de género que existían en INDUSAL.

4º También queremos dar las gracias a todas esas personas que se nos han acercado y que nos han escuchado. Y es que han sido muchas las muestras de apoyo que hemos recibido, empezando por las de muchas y muchos compañeros, algo nada fácil ante la campaña de mentiras y de presión que emprendió la empresa.

A las empresas clientes de INDUSAL que aceptaron reunirse para escuchar y conocer la realidad que estamos viviendo.

Lo mismo a las instituciones y representantes de las mismas que nos han recibido, Delegación de trabajo, Inspección de Trabajo, Emakunde, Ayuntamiento de Arrigorriaga y partidos políticos. Aunque sí que hallamos echado en falta que en muchos casos se hubiera pasado de las bonitas palabras a los hechos, a una implicación activa.

Por último, a todos los vecinos de Arrigorriaga, colectivos y agentes sociales y a todas esas personas que anónimamente no han en darnos su solidaridad y apoyo alla donde hemos estado. Muchas gracias.

En Euskal Herria, 24 de abril de 2012