Respecto a la polémica suscitada en torno a los despidos en Faurecia-Orkoien, el sindicato LAB quiere manifestar lo siguiente:

1. La gravedad de lo sucedido en Faurecia trasciende el habitual cruce de críticas entre sindicatos y requiere una reflexión seria, sincera y responsable. En este sentido, está fuera de lugar la sobreactuada, cínica y deshonesta rueda de prensa del responsable de MCA-UGT, Lorenzo Ríos, puesto que conoce de primera mano lo sucedido. También resulta irresponsable que CCOO secunde a UGT en su delirante lectura de los acontecimientos, sin esperar a reunirse con LAB para conocer todos los datos del caso. El hecho de que CCOO no tenga representación en Faurecia-Orkoien no le exime de la obligación de ser riguroso y responsable en un asunto tan delicado, al contrario, cuesta creer que un sindicato serio se haga eco de las falsedades vertidas por Lorenzo Ríos.

2. En cualquier caso, la pregunta fundamental es la siguiente: ¿por qué fue Miren y otros 10 compañeros despedidos hace año y medio, y por qué no fue readmitida después, mientras la Empresa realizaba 36 contrataciones nuevas y se metían más de 4.000 horas extras? ¿Por qué no le dejaron a Miren entrar en el recinto de la fábrica para solicitar empleo en la oficina de Recursos Humanos una semana antes de su muerte? La respuesta es evidente: Miren y sus compañeros han sufrido y sufren una discriminación por su manera de pensar. Y esto contraviene la Declaración Universal de los Derechos Humanos y toda ética sindical. Señores de UGT: el debate y confrontación sindical es legítimo; en cambio, ocultar, amparar, validar y justificar esta discriminación, esta vulneración a los Derechos Humanos, no lo es. 

3. Reiteramos la denuncia pública que hemos hecho: la estructura de UGT y la Dirección de Faurecia-Orkoien acordaron una estrategia de acoso y derribo para purgar la Sección Sindical de UGT en la fábrica, dinamitar las buenas relaciones entre LAB y UGT en el Comité, desbancar a LAB como sindicato mayoritario por medios ilegítimos (alteración del censo electoral, despido de afiliados, contratación con carnet de UGT) y, por supuesto, recortar los derechos adquiridos en décadas por la plantilla de Faurecia-Orkoien, incrementando su explotación. No es algo que lo diga LAB: LO DIJO TAMBIÉN LA SECCIÓN SINDICAL DE UGT EN FAURECIA ORKOIEN EN ENERO DEL 2011, CUANDO FUE PURGADA POR MCA-UGT (ver documento).

4. No tememos ninguna acción judicial que pudiera emprender UGT. Es más, pensamos que la apelación a la vía judicial forma parte de la cínica sobreactuación de Lorenzo Ríos. Lo único cierto es que SERÁ FAURECIA LA QUE SE SIENTE EN EL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS POR UN PRESUNTO DELITO CONTRA LA LIBERTAD SINDICAL por estos hechos. El juicio está previsto para junio de este año. 

5. Pamplona Actual ha informado de que el martes desconocidos arrojaron pintura en la valla del chalet del Director de Recursos Humanos de Faurecia-Orkoien, Cesar Lafraya. Queremos hacer un llamamiento expreso y contundente para que todo el mundo mantenga la calma y nadie actue de manera violenta contra el Sr. Lafraya. Lo mejor que puede hacer la clase trabajadora respecto a este Señor, nombrado persona non grata por el Ayuntamiento de Orkoien, es mostrar un cívico y pacífico desprecio. Así mismo, anunciamos una campaña internacional para que la multinacional Faurecia retire su confianza a Lafraya, asuma sus responsabilidades respecto a estos hechos y nombre un nuevo Director de Recursos Humanos.