La última versión del Anteproyecto de Ley de Cajas de Ahorro elaborado por el Gobierno de Patxi López pretende introducir unos criterios de representación sectorial en los órganos de gobierno de las cajas que resultan claramente excluyentes, antidemocráticos y alejados del compromiso con el territorio.
Según el último Anteproyecto enviado ayer mismo, en la composición de las asambleas generales de las cajas se dará cabida a "entidades representativas de intereses colectivos, de carácter científico, social, benéfico, económico o profesional", asignándoles una representación del 6%. Pero el reparto de esta representación del 6% no atiende a criterios democráticos.

En primer lugar, los intereses patronales están sobre-representados ya que se asigna un 1% a CONFEBASK y otro 1% a las Cámaras de Comercio. Y por otro lado, se asigna un 1% a "las organizaciones y confederaciones sindicales representadas en el Consejo Económico y Social".

El sindicato LAB quiere denunciar esta burda maniobra, urdida por el Gobierno de Patxi López con el único objetivo de profundizar en la estrategia de usurpación ilegítima de la representación sindical. En esta ocasión afecta a la composición de los órganos de gobierno de las Cajas de Ahorros; pero es evidente que el gobierno del PSE intenta extender diferentes mecanismos para validar los acuerdos alcanzados con la minoría sindical, concediendo así al sindicalismo pactista y de acompañamiento el monopolio de la representación sindical en recompensa por los favores prestados.

En este sentido, LAB quiere subrayar que su legitimidad y su capacidad representativa emanan directamente del refrendo democrático obtenido en los procesos de elecciones sindicales, y no de su presencia (o ausencia) en cualquier otro organismo consultivo o de participación social.

Por otro lado, también queremos denunciar el propósito de potenciar la representación de municipios e impositores de fuera de esta Comunidad. Un evidente intento de alejar el control de la Caja y de su compromiso con el territorio donde se crearon y que es una de sus principales señas de identidad. Se suprimen todas las ponderaciones en función al número de oficinas que tengan los municipios, que contempla la Ley en vigor, y se adopta como criterio el "saldo de los depósitos" de la clientela. Parece que les importa mucho la cantidad del dinero de la clientela para favorecer su presencia en la asamblea, mientras además disminuyen la representación territorial. Inaceptable.

Por todo ello, exigimos al Gobierno de Lakua que corrija estas deficiencias y discriminaciones. Lo contrario supondría una grave vulneración del principio de representatividad sindical y una traición a los objetivos fundacionales de las cajas.

Además, ratificamos nuestro compromiso contra esta nueva imposición y volvemos a hacer un llamamiento a defender las Cajas vascas, su Modelo Social e impedir que esa nueva Ley que pretenden imponernos tengan su traslado a las Cajas. La eventual aprobación de este proyecto de ley en el Parlamento de Gasteiz únicamente será posible en base al actual apartheid político, sumido en una situación anormal y antidemocrática que no representa la voluntad de la ciudadanía, y debe tener su repuesta contundente en las asambleas de cada Caja.

Euskal Herria, 15 de marzo de 2011