La sección sindical de LAB de TUVISA ha denunciado la agresión que un trabajador de dicha empresa sufrió el pasadp lunes en la linea nº1, en el barrio de Zaramaga a manos de la Ertzaintza. La agresión se produjo al pedir el conductor a los agentes que retirarán el coche que se encontraba estacionado en la parada del autobús, ya que impedía el estacionamiento de este.
El conductor del autobús bajo del autobús para solicitar a los agentes que moviesen el vehículo policial. Tras no hacer caso de esta petición y al reincorporarse al autobús fueron detrás de él, lo sacaron del autobús agarrándolo del cuello, lo tiraron a la acera, le pusieron la rodilla en la cabeza y se lo llevaron esposado. Mientras tanto, los viajeros del autobús, viandantes y clientes de un bar próximo recriminaron la forma de actuar de los agentes, comentando que parecía que alguno de los agentes estaba fuera de si.

Desde el sindicato LAB denunciamos esta forma de actuar de la Ertzaintza, que lejos de cumplir con su función que es cuidar por la seguridad y libertades de sus conciudadanos se dedica a reprimir a la población en su vida cotidiana o en cualquier otra expresión social de forma déspota y con violencia policial, con los tristes resultados que todos conocemos.