LAB denuncia que existe una lista negra elaborada con los nombres arrancados en comisaría a los detenidos de diferentes redadas. En esa lista figuran docenas de jóvenes que desarrollan un trabajo social, cultural y político en sus pueblos y barrios. El Gobierno y las fuerzas policiales utilizan esa lista a su conveniencia: cuando les interesa aparentar fortaleza del Estado frente al independentismo, eligen varios nombres de esa lista. Los jóvenes elegidos son incomunicados y según diferentes testimonios son torturados en comisaría. Es una especie de macabra lotería que recuerda a los peores tiempos del franquismo.
Los cuatro detenidos en Iruñerria en la última operación policial (Eneko Villegas, Garazi Autor, Ohiana Lopez e Izaskun Goñi) afirman que el periodo de incomunicación ha sido "muy duro": la bolsa, golpes, ejercicio físico, amenazas de todo tipo… Todo para lograr sus autoinculpaciones. Dos de las jóvenes detenidas fueron obligadas a desnudarse y sufrieron tocamientos por parte de la policía. LA DELEGADA DEL GOBIERNO ELMA SAIZ NO ATENDIO A LAS FAMILIAS AL ENCONTRARSE EN UN ACTO "CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO".

Con la movilización de hoy, LAB denuncia la existencia de la lista negra y la práctica de las torturas. Así mismo, quiere denunciar la pasividad y consiguiente complicidad de la clase política navarra, Sanz y Barcina entre otros. Los concentrados han coreado lemas como "También en Navidad, torturan sin piedad", "Euskal Gazteria Aurrera" o "Torturadores Kanpora".