LAB manifesta su más absoluto rechazo a la propuesta que la dirección de Guardian puso encima de la mesa en la última reunión celebrada ayer día 11, dentro del período de consultas del ERE de extinción planteado por la empresa.

En dicha reunión la empresa ofreció la indemnización de despido improcedente para los afectados por el expediente, lo cual supone reconocer que no existen motivos para llevarlos a cabo, pero que quiere ejecutarlos. Queremos denunciar también que la empresa se niega a abordar prejubilaciones, ni que el personal, de forma voluntaria, pueda acogerse a esa oferta de rescisión, si éste tiene una edad superior a 50 años, luego con una antigüedad importante. Con ello lo que la empresa deja bien claro es que quiere despedir a personal con un coste lo más barato posible y que si ello afecta a alguien con edad avanzada o con una antigüedad grande será porque a la empresa le interesa echar a esa persona en concreto, con lo cual queda abierta la caza al discordante.

Queremos rechazar también la oferta referente al Convenio, puesto que la empresa empeora lo que se estaba discutiendo en septiembre, cuando hablaban del IPC real y ahora ofrece incrementos inferiores y además no consolidables en los dos primeros años.

Queremos dejar claro que LAB no va a aceptar ninguna propuesta que contemple despidos obligatorios. Consideramos que no existen motivos ni económicos ni productivos que los justifiquen y que no se pretenden acometer otras medidas con menor impacto social, económico y laboral como son prejubilaciones o bajas voluntarias.

En ese sentido exigimos la retirada del ERE de extinción y una propuesta seria de Convenio que suponga el mantenimiento de los puestos de trabajo y del poder adquisitivo de la plantilla de Guardian Llodio dado el resultado de los últimos ejercicios y el consiguiente reparto de dividendos que supusieron 67 millones de euros en Guardian Llodio y 122 millones en Guardian Glass España en el año 2011.