Desconocemos si los hechos a los que hacen referencia en sus declaraciones son ciertos o no, por lo que no nos pronunciaremos al respecto

En los últimos días han aparecido en distintos medios de comunicación diversas declaraciones del sindicato UGT donde acusan a lo que ellos denominan “nacionalismo radical” de llevar a cabo una “campaña de acoso hacia sus representantes” en distintas empresas en las que se han producido conflictos laborales.
UGT debería aclarar a quién o a quiénes se refiere cuando habla de “nacionalismo radical”. Lo que sí queda claro es que UGT hace una clara utilización política de lo que son meros conflictos laborales, seguramente con el fin de extender una cortina de humo sobre la crítica sindical a sus actuaciones en las empresas. Quien acostumbra a situar en su “práctica sindical en las empresas” mantener negociaciones paralelas al margen de la representación sindical y aliniarse con las propuestas empresariales necesita de mucho ruido mediático para tapar vergüenzas propias.

Lo que en cualquier lugar del Estado se hubiera enmarcado en el contexto de un conflicto laboral aquí en Euskal Herria y sobre todo en Nafarroa, UGT encuentra la excusa para hacer política, haciendo gala de un lenguaje al más puro estilo españolista. Y para ello, no dudan incluso en recurrir a tópicos y retórica obsoleta propia de quienes se empeñan en negar los cambios que se están produciendo en este país y se situan en el inmovilismo más recalcitrante.

Por todo ello, apelamos a UGT para que deje de utilizar políticamente conflictos laborales y de paso renueve su lenguaje para situarse en la realidad actual tanto política como laboral.