El sindicato LAB exige a Kutxa, patrono mayoritario, creador de inbiomed y responsable principal de la situación, que no haga dejación de la responsabilidad social que tiene para con todos los y las gipuzkoanas y cumpla con los compromisos adquiridos con esta fundación aportando las cantidades con las que se comprometió. Asimismo pide que partidos políticos e instituciones cumplan con los compromisos adquiridos públicamente.

En Enero del 2012, INBIOMED traslada sus laboratorios al edificio BioKutxa dentro de un ambicioso Plan Estratégico 2012-2015 con el compromiso de apoyo económico de la Obra Social Kutxa (OSKutxa) como principal mecenas del proyecto. La estrategia consistía en el progresivo sustento económico de la Fundación de manera autónoma para el fin del periodo mencionado.

En Enero del 2013, el compromiso adquirido quedó interrumpido por, según los responsables de OSKutxa, la difícil situación económica y la coyuntura creada tras la creación de la superentidad Kutxabank, pero desde el principio han presentado el proyecto como algo “propio” de la Obra Social de Kutxa, por lo que no deben eludir la responsabilidad que les toca ahora asumir. Excusarse en que hay otros patronos, cuando ha sido Obra Social, como patrono mayoritario, quien ha dirigido prácticamente en solitario la estrategia del centro, no es responsable por su parte.

Al margen del debate político e institucional en el que todos pretenden figurar como salvadores de Inbiomed, las ayudas no están llegando, y recae al igual que en otros tantos centros de trabajo de Euskal Herria, en los y las trabajadoras la responsabilidad del mantenimiento de los puestos de trabajo y la carga de mantener abierto el centro.

¡Ya está bien! Nadie cumple sus compromisos. Es en un dificilísimo momento, los y las trabajadoras se sienten abandonadas, decepcionadas, despreciadas y ninguneadas. La situación es insostenible y terminal. INBIOMED ha sufrido un ERE de extinción, la pérdida de un grupo de investigación que trabajaba en cancér de mama y han visto reducido su salario en casi un 15%, todo ello ha llevado a la pérdida de un 40% de su plantilla tras casi un año con retrasos salariales y actualmente con más de 3 meses sin cobrar y sin poder trabajar por falta de recursos. Estamos seguros de que los políticos y banqueros que deciden sobre nuestro futuro cobran religiosamente sus sueldos.

Por ello, queremos manifestar lo siguiente acerca de las explicaciones dadas en los últimos días:

Que Kutxa es el patrono mayoritario, la entidad que creo inbiomed y el responsable mayor de esta situación. Le exijimos que no haga dejación de la responsabilidad social que tiene para con todos los y las gipuzkoanas y cumpla con los compromisos adquiridos con esta fundación aportando las cantidades con las que se comprometió.

Que los partidos políticos e instituciones públicas dejen de eludir responsabilidades y cumplan con los compromisos adquiridos públicamente, que aúnen sus fuerzas y tomen decisiones concretas e inmediatas que permita la continuidad a largo plazo de la actividad de investigación y desarollo de Inbiomed y el futuro de su plantilla.

Que Gobierno Vasco, competente de la I+D, elabore un plan de reorganización de la Red Vasca de Ciencia y Tecnología (RVCT) en la que se contemple la actividad realizada en Inbiomed.

Con Inbiomed, Gipuzkoa puede tener un centro de Medicina Regenarativa y Terapias Avanzadas de referencia internacional siempre y cuando haya intención social, político y económico. Las instituciones deberian ser los garantes de que en nuestro país la investigación sea un sector estratégico y no se impongan recortes en la financiación pública.
 

LAB sarean
{module[111]}