El lunes 30 de junio y con el argumento de solventar problemas para continuar con las producciones en periodo vacacional, la dirección de TRW subcontrató a varios trabajadores a través de una ETT. Para denunciar este hecho los trabajadores de taller comienzaron una huelga de 24 horas y anunciaron que se convertiría en indefinida si se permitía la entrada de ETTs en TRW. Tras dos horas de huelga la empresa cominicó que rescindia la subcontrata.

En la planta que la multinacional TRW tiene en Iruñea, en el año 2013 se firmó por primera vez en sus 40 años de historia, un convenio con recortes cendiendo al chantaje de carga de trabajo planteado por la empresa. Este convenio fue firmado por CCOO y UGT. En Junio de este año y con el argumento de solventar problemas para continuar con las producciones en periodo vacacional, la direción de la empresa comunica que va ha introducir en la planta una subcontrata. Todo el comité de empresa se opone y tras realizar asambleas en los tres turnos se acuerda que en el momento en que la empresa comience a realizar contrataciones de personal que no sea de TRW, se paralizará la actividad.

CCOO y rompiendo la posición unánime del comité, acuerda con la empresa que una ETT sea la responsable de realizar estas labores. El resto del comité de empresa se opone.

El lunes 30 de junio la ETT comienza a realizar sus labores en TRW y los trabajadores de taller comienzan una huelga de 24 horas. Desde CCOO se propone que se vote en asamblea su acuerdo y finalmente el comité de empresa decide trasladar una pregunta a la asamblea: Aceptar el acuerdo de CCOO que permitía la entrada de ETTs en TRW o una huelga indefinida para que las ETTs no entren en TRW. Esta votación se da y la plantilla decide mayoritariamente apoyar la huelga indefinida.

Tan sólo hicieron falta 2 horas de huelga para que la empresa comunicase al Comité su decisión de rescindir el contrato con la ETT. En consecuencia, la huelga es desconvocada no sin antes exigir a la empresa que las personas que debían desempeñar sus labores por la ETT sean contratadas por TRW.

Desde LAB valoramos muy positivamente este episodio porque demuestra que con determinación es posible poner freno a la precarización contínua del empleo que la empresas pretenden llevar a cabo a través de las ETTs.