Los y las trabajadoras de Formica, que tenían previsto realizar hoy una concentración frente al Gobierno Vasco para explicar la actual situación de la plantilla, se han visto obligados a cambiar sus planes ya que varias patrullas de la policía se han presentado en la empresa con la intención de desalojarlos. 

COMUNICADO DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE FORMICA EN LUCHA POR SUS PUESTOS DE TRABAJO
Después de casi cuatro meses de lucha contra el cierre de Formica, l@s trabajador@s queremos poner en vuestro conocimiento la situación real

«Como se había anunciado, la intención de este Comité era desarrollar hoy una movilización por la Gran Vía bilbaína concentrarnos delante del edificio del Gobierno Vasco para explicar la situación actual de la plantilla.

Hemos tenido que cambiar los planes ya que desde la planta nos han comunicado que el jefe de recursos humanos se ha presentado con varias patrullas de la Ertzantza con el fin de intentar que desalojemos las instalaciones para poder sacar chapas, moldes, para enviar a la planta Valencia. Esta actitud vuelve a demostrar la mala fe de la empresa intentando imponer a la fuerza sus intenciones.

Después de casi cuatro meses de lucha contra el cierre de Formica, l@s trabajador@s queremos poner en vuestro conocimiento la situación real a día de hoy:

El pasado día 10 de octubre terminó el legalmente conocido como “periodo de consultas”, donde los representantes de la compañía, actuando reiteradamente de MALA FE, con falta de información, también pedida por el propio Gobierno Vasco, presionado a los trabajadores para aceptar su última oferta, incitando a la recogida de firmas para su aceptación, rechazando la oferta realizada por las instituciones Vascas (Gobierno Vasco, Diputación y Ayuntamiento) y negándose a reunirse con empresarios dispuestos a continuar con la actividad de la planta, pusieron encima de la mesa varias propuestas económicas con el fin de comprar la firma del Comité para cerrar y desmantelar la planta, marchándose posteriormente sin hacer mucho ruido y dejando a 169 personas sin su empleo. Durante las siete reuniones producidas en ese periodo en ningún momento quisieron hablar de las condiciones propuestas por el Comité para el mantenimiento del empleo. Unánimemente, el Comité no acepto ninguna de las propuestas de la empresa.

El viernes día 19 de octubre la empresa empezó a ejecutar el ERE presentado, mandando a la calle a 116 trabajador@s, con 20 días de salario por cada año trabajado y con el tope de una anualidad, aplicando la última reforma laboral, verdadero motivo de este ERE de Extinción, que esta dejando sin muchos puestos de trabajo a las empresas de la zona y poniendo la “pistola” en manos del empleador.

Otras 36 personas continuarán en la planta e irán siendo despedidas según se acaben las tareas de desmantelamiento a las que han sido asignad@s, cavarán su tumba y luego serán ejecutad@s.

Además otro grupo de 17 personas están valorando la oferta de trasladarse a la planta de Valencia, con unas condiciones que consisten en una ayuda de 6.000 € brutos para el desplazamiento, respetar la antigüedad e incorporarse en los puestos de aquella planta que quiera la empresa, acogiéndose a las condiciones económicas fijadas en el convenio de aquella planta y todo esto sin ninguna garantía en la duración del contrato. Todo el que no acepte estas condiciones será despedido a finales de octubre.

Comentar también que dentro del grupo no afectado por el ERE hay trabajadoras y trabajadores implicados en contratos de relevo, relevados y relevistas, cuyos contratos tienen fecha de finalización y terminará su relación con la empresa.

Esta es la situación actual en Formica, el Comité, por unanimidad, llevará el tema a la justicia intentando que ésta nos de la razón y no considere el ERE.

Confiamos que así sea y mientras tanto seguimos encerrados, después de 40 días y movilizándonos para mantener nuestros puestos de trabajo y contra el desmantelamiento de nuestros empleos.

Galdakao, 30 de octubre de 2012»