La dimisión de Mario Fernández es consecuencia de la presión social ejercida para exigir que se ni una sola acción de Kutxabank se deje en manos del capital privado. Sin embargo, esta dimisión no significa que se haya planteado ningún cambio de fondo.

• PNV y PP tomaron hace cinco años la decisión de poner a Mario Fernandez al mando de la BBK y posteriormente de Kutxabank con el único objetivo de privatizar dichas entidades financieras y Mario Fernandez ha cumplido escrupulosamente con lo demandado por estos partidos.

• El propio PNV en el contacto que esta plataforma mantuvo con ellos, al objeto de demandarles que no tomaran decisiones irreversibles de privatización de las Cajas, sin analizar otras alternativas y propuestas, nos dijeron que su opción era convertir las cajas en fundaciones bancarias, y tras ello hablar con el Banco de España sobre el fondo de reserva. También planteaban como inevitable la entrada del capital privado. La única diferencia con la posición de Mario Fernandez era que el PNV pretendía hacer una operación a plazos, sin decir desde el principio cuál era el final de la trama.

• Entendemos que las razones para la decisión de Mario Fernandez son simplemente de orden táctico. La cercanía de las elecciones y la presión social generada por este expolio de recursos comunitarios vascos está en el fondo de esta disputa táctica entre PNV y Mario Fernandez.

• La dimisión de Mario Fernandez no arregla el desaguisado y no hay solución para el despropósito de la privatización de las Cajas Kutxabank por la vía emprendida por los privatizadores.

Por ello exijimos que se aproveche la ocasión para revertir de inmediato el proceso de privatización, devolver a las entidades públicas fundadoras la propiedad de las acciones y un cambio normativo en el ámbito vasco que nos permita proteger y profundizar el caracter público y social de las Cajas Vascas-Kutxabank.