Las últimas semanas se ha producido en el sector de la siderometalúrgia un conflicto que entendemos paradigmático de la situación laboral que vivimos en el actual contexto económico y social en Nafarroa.Un conflicto laboral que nos ha llevado a realizar esta reflexión y que creemos necesaria compartir con el conjunto de los trabajadores/as. Con un objetivo: afrontar con dignidad futuros conflictos y revertir la pérdida de condiciones laborales que se está produciendo en el sector.

Nos estamos refiriendo a la empresa Hussman Koxka en Landaben. Una empresa que en el año 2009 ya sufrió un importante número de despidos de todo aquel trabajador/a que no estuviera en la órbita de los sindicatos UGT y CCOO, y en la que ahora se ha producido una grave pérdida de condiciones laborales en forma de aumento de jornada y una importantísima reducción salarial. A la vista está que las concesiones del pasado no evitan las agresiones del futuro.

¿ Y cuales son, bajo nuestro punto de vista, los denominadores comunes que hacen de Koxka una empresa en la que se han reproducido elementos similiares a los otros conflictos laborales? Por un lado el chantaje de una Patronal que pivota en dos elementos: una situación socioeconómica de tremenda incertidumbre para la clase trabajadora y un marco laboral tremendamente favorable a sus intereses ( facilidad de despido, posibilidad de modificación e inaplicación de las condiciones laborales, etc…). Por otro lado, una representación sindical que no está a la altura de la gravedad del momento que estamos viviendo.

La actitud de la dirección de Koxka, a pesar de ser criticable, no sorprende a nadie. Funciona bajo la aplastante lógica del capital. Incrementar las tasas de beneficio a costa de devaluar las condiciones laborales de los trabajadores/as. Mención aparte merece la actitud de algunos sindicatos que tienen representación en Koxka y que vamos a resumir brevemente.

Una UGT, con Lorenzo Rios en su habitual papel de escudero y portavoz de la Patronal, más preocupada por salvar sus intereses corporativos que por defender los derechos de los trabajadores/as y una CCOO maquillando las propuestas de UGT y desactivando el capital de lucha de los trabajadores/as de Koxka. Todo ello aderezado con un sinfín de descalificaciones y de transfugismos más propios de un “salvame sindical” que de unos sindicatos supuestamente serios y que ahondan más aún en la desafección que muchos trabajadores/as sienten hacia el sindicalismo. Cuesta entender, aún más en una situación de extrema gravedad, que la mayor preocupación de UGT y CCOO sean las disputas sindicales y no la defensa de los intereses de los trabajadores/as. Es una absoluta falta de respeto a los trabajadores/as de Koxka.

Nos encontramos por tanto en una tesitura importante en la que confrontan dos modelos sindicales: uno basado en la premisa de aceptar lo que la Patronal pretende, que asume y da cobertura al discurso de éste y que hace dejación de la defensa de los derechos de los trabajadores/as. Sindicalismo que potencia el discurso del miedo y deja a la clase trabajadora a expensas de que “la cosa vaya mejorando” cuando la realidad nos está demostrando que esta alternativa nos lleva a la pérdida constante de condiciones y a la pérdida de puestos de trabajo ó un modelo sindical basado en la defensa de las condiciones laborales, que entiende la movilización y la activación de la pelea como alternativa a la actual situación de acoso al conjunto de la clase trabajadora. 
  

LAB sarean
{module[111]}

Aitor Elizalde y Txabi Martinez, responsables del metal de LAB de iruñerria