La plantilla de Panda Security ha secundado en total siete días de huelga y dos de paros horarios. El pasado viernes, tras el éxito del último día de huelga y la asamblea realizada en la calle, los y las trabajadoras dieron por finalizada la huelga pero anunciaron que seguiran con la lucha de sus derechos laborales.

Valoración de LAB
Finaliza la huelga. La pelea continúa.

Objetivos y resultados de la huelga
Esta huelga se convocó con dos objetivos fundamentales.

-Hacer que la empresa reflexionara y negociara con los representantes de los trabajadores/as la manera de resolver el conflicto de la antigüedad.
-Demostrar que la plantilla de Panda Security no acepta más imposiciones ni irregularidades con respecto a su salario, su antigüedad o sus condiciones laborales.

El primero de los objetivos no se ha alcanzado, porque la dirección de la empresa ha preferido poner en riesgo sus productos y los lanzamientos previstos para esta época del año, desprestigiar su atención al cliente, arruinar su credibilidad, mantener congelada la resolución de múltiples incidencias, lo que sea antes que sentarse a negociar con los representantes de los trabajadores, tal y como éstos le solicitaron. Continúan haciendo caso omiso y ninguneando a los trabajadores/as. Afortunadamente, nosotros no somos como ellos, y aunque podríamos hacerlo, no vamos a situar a determinados departamentos ni lanzamientos de productos al borde del abismo.

En cuanto a la opinión pública, todo esto no ha pasado desapercibido, y la imagen que los gestores de la compañía dejan después de esta semana de movilizaciones es francamente preocupante, muy preocupante. El Consejero Delegado, Diego Navarrete, y su equipo directivo han antepuesto la soberbia a cualquier tipo de lógica, lo que ha tenido reflejo en medios de comunicación, en prensa digital y escrita, en televisiones y emisoras de radio de ámbito estatal y autonómico.

El conflicto generado por la dirección de la empresa lejos de solucionarse se ha enquistado por la intransigencia que han mostrado los gestores. La dirección de la empresa no ha dado señales de vida, no ha hecho el más mínimo movimiento a favor de la resolución del conflicto. La “victoria” del CEO y su equipo directivo se limita a tener a sus órdenes a una plantilla aun más desmotivada y descontenta que antes, que no confía en ellos y que tiene que observar con lupa cualquier comunicación que se les haga llegar, ya que nunca se sabe dónde va a estar la trampa, la cláusula ilegal de turno o, directamente, otro robo u otra estafa.

El segundo de los objetivos se ha cumplido de manera clara y contundente. Los trabajadores/as que hemos secundado la huelga nos hemos fortalecido como colectivo y hemos dejado bien claro que a partir de ahora las imposiciones y las ilegalidades en las que incurran los gestores tendrán respuesta. Cada ataque será respondido como corresponde. Hoy ha sido el robo de nuestra antigüedad el motivo de que respondiéramos de manera colectiva gradualmente hasta completar los siete días de huelga, y si lo que persiguen otro día es aumentar sus beneficios a costa de reducir nuestros salarios, aumentar las horas de trabajo o mermar aun más nuestro poder adquisitivo, la respuesta será contundente e inmediata.

Un esfuerzo excepcional
Queremos reconocer el esfuerzo de todos/as los que se han movilizado de forma colectiva junto a su Comité de Empresa. Cada cuál ha aportado en función de su capacidad y han sido unas jornadas inolvidables para quienes las hemos compartido. Todas las horas que hemos pasados juntos en la calle han sido muy valiosas para conocernos mejor, intercambiar opiniones, debatir y aprender mucho los unos de los otros. Ha sido una experiencia realmente gratificante. En cuanto a los que no han aportado nada ellos/as sabrán cuáles son en esta ocasión las razones de su comportamiento. Los que hemos peleado por ellos respetamos su decisión pero exigiremos el mismo respeto.

La lucha por la antigüedad continúa
Reiteramos nuestro llamamiento al diálogo para negociar una solución satisfactoria para todos. Es necesario que la dirección cambie su actitud hacia los trabajadores/as, de lo contrario, lejos de tener a los trabajadores/as a su lado nos van a tener enfrente. Y esto no es bueno para nadie. Una vez más, ofrecemos flexibilidad para ayudar a solucionar el problema que han creado con la práctica ilegal de la compensación-absorción de la antigüedad. Vamos a continuar adelante con la interposición de las demandas individuales por cantidades y seguiremos exigiendo que nos paguen la antigüedad correctamente en las nóminas. Posiblemente la empresa recurrirá cada una de las demandas para ganar tiempo y agotará así la poca credibilidad y prestigio que le quedan. Por no hablar de la confianza de los trabajadores/as, a los que seguramente tendrán la poca vergüenza de pedir innovación, grandes ideas de coste cero, mayor implicación, flexibilidad total, etc. 

El regreso al trabajo
El lunes 30 de junio regresaremos a los puestos de trabajo con la satisfacción de haber cumplido con creces lo decidido en Asamblea. Como siempre, las prisas no son buenas consejeras. Al igual que estamos haciendo en el caso de personas que han realizado trabajos de compañeros que estaban de huelga, no dudaremos en denunciar a todo aquel que se dedique a meter presión para que los trabajadores/as que han ejercido su derecho a la huelga saquen adelante, deprisa y corriendo y en perjuicio de la calidad necesaria, el trabajo amontonado por culpa de la empresa.