Trabajadores y trabajadoras de Incoesa vuelven a concentrarse frente a la sede de la Diputación de Bizkaia para exigir que se aplique la norma foral contra la deslocalización.

Representantes de los y las trabajadoras de INCOESA se han reunido esta mañana con miembros del departamento de Desarrollo económico, y cuya titularidad ostenta Imanol Pradales, para solicitar que se de apertura al expediente a dicha empresa por su intención de llevar su actividad productiva fuera de Bizkaia cerrando la planta de Bedia.

En dicha reunión se ha puesto encima de la mesa la preocupación por parte de la plantilla de la lentitud con la que la Diputación esta actuando; se da la circunstancia que desde que se diera a conocer a bombo y platillo la decisión de iniciar la apertura del expediente, en dos meses no se ha producido el traslado del mismo a la empresa.
Los trabajadores han exigido que se cumpla con la palabra dada por el Diputado General, Josu Bilbao, y que tal y como prometió no le tiemble el pulso ante un caso de deslocalización de libro.

Cabe recordar que el pasado 5 de noviembre los trabajadores daban a conocer su decisión de no aceptar la propuesta de acuerdo con la empresa ya que esta no recogía su reivindicación principal, el mantenimiento de la actividad productiva en Bedia.
En esa misma comparecencia criticaban la actitud de las instituciones y en concreto de la de la Diputación y la del área de Trabajo del Gobierno Vasco del que decían haber recibido presiones para acordar indemnizaciones renunciando al mantenimiento de la planta en Arratia.

Por ultimo los trabajadores quieren de nuevo resaltar su intención de seguir luchando para lograr un acuerdo que permita que la actividad productiva de la empresa se quede en Bedia el día que hacían ya los seis meses desde que comenzaran con la huelga indefinida.
 

LAB sarean
{module[111]}