Durante el mes de enero y febrero se produjeron 62 despidos en las sedes de Panda Security en Bilbao y Madrid. Este proceso de despidos coincidió en el tiempo con las primeras elecciones sindicales celebradas en la empresa, elecciones que hasta entonces no habían sido posibles por el clima de represión contra todo lo que fuera organización sindical o intento de lucha colectiva por parte de trabajadores y trabajadoras.
En el caso de la sede central de Bilbao, y debido a la presión que ejerció LAB, se logró que el número de despidos no fuera el que la empresa tenía previsto realizar, sino menor. No obstante, esto, lejos de resultar tranquilizador, es una amenaza más de las que se ciernen sobre la plantilla de Panda Security.

La empresa mostró su interés en reunirse con el sindicato LAB, quien solicitó que la persona representante de la empresa que acudiera a dicha reunión fuera alguien con poder de decisión en aspectos relacionados con los despidos producidos. En dicha reunión, se le comunicó a la empresa que 12 de los trabajadores y trabajadoras despedidas habían manifestado su intención de ser readmitidas y de acudir a la vía judicial si su reivindicaciòn no era atendida.

En reunión celebrada posteriormente, se comprobó que la persona enviada no estaba autorizada para adoptar este tipo de decisiones, por lo que el sindicato LAB requirió que fuera el CEO, Juan Santana, quien diera una respuesta a la solicitud de readmisión. Y la respuesta fue que Juan Santana no estaba dispuesto a hablar con el sindicato, y se añadía que la empresa como mucho estaba dispuesta a "admitir a uno o dos" trabajadores solamente.

Evidentemente, esta actitud por parte de la empresa y más en concreto por parte del señor Santana es un ataque frontal contra el diálogo y la actitud constructiva que cabe esperar de alguien que se encuentra en un puesto como el suyo. Dicha actitud y tomadura de pelo ya ha sido convenientemente puesta en conocimiento de los accionistas mayoritarios de la empresa y de su fundador, Mikel Urizarbarrena.

Finalmente, una vez celebradas las elecciones sindicales el pasado día 3, los resultados de las mismas han dado la victoria a LAB que ha constituido en solitario el primer Comité de Empresa de Panda Security.

Ante la celebraciòn, mañana día 8, del acto de conciliación en el que las compañeras y compañeros despedidos volverán a reclamar su readmisión, el Comité de Empresa quiere denunciar los comportamientos de la empresa, que no ha dudado en incurrir en un despido colectivo sin justificación, despidiendo a trabajadores y trabajadoras capacitadas y muy experimentadas bajo la excusa indefendible de "bajo rendimiento".

Exijimos la readmisión sin condiciones de todos los compañeros y compañeras que quieran ser readmitidas y denunciamos la ilegalidad cometida por Panda, que trata de disfrazar de despidos individuales por bajo rendimiento lo que es un despido colectivo en toda regla, máxime cuando la empresa no está en situación de pérdidas y ha tenido resultados positivos en el último año.

En Bilbo, a 7 de marzo de 2011