La Unión Internacional de Sindicatos del metal y la minería (UIS MM), que agrupa a más de una veintena de sindicatos de estos sectores de todo el mundo, denuncia la decisión de la Comisión Europea, por la que se obliga a devolver las ayudas recibidas por los inversores de los astilleros del País Vasco y del Estado español.

Esta decisión es discriminatoria, dado que en los casos de otros Estados de la Unión Europea (UE) no se les había obligado a devolver las ayudas percibidas.

Además, supone un duro golpe para la futura viabilidad de este subsector, que durante las últimas décadas ha sufrido una drástica pérdida de empleos y de volumen de trabajo, como consecuncia de las decisiones privatizadoras adoptadas por los diferentes gobiernos españoles del PSOE y del PP.

El subsector de los astilleros necesita una estabilidad que con medidas como ésta no se garantiza, poniendo en riesgo los más de 6.000 puestos de trabajo directos que de él dependen en el País Vasco y los más de 80.000 en todo el Estado español (entre empleos directos e indirectos).

Ahora es el gobierno del Estado español quien, tras la decisión de la Comisión Europea, debe tomar las medidas necesarias para garantizar el futuro del subsector naval.

El subsector naval es estratégico y por ello debería contar con un aval público que garantizase su viabilidad y su futuro industrial.

Desde la UIS MM enviamos nuestro apoyo a los trabajadores del citado subsector, y hacemos un llamamiento a la clase trabajadora a secundar las movilizaciones que los mismos llamen durante los últimos días.

 

LAB SAREAN
{module[111]}