Ayer, 1 de febrero, se abrió el plazo para que las familias de Barakaldo soliciten las ayudas de emergencia social. Dos horas más tarde ya eran 1.678 las familias que contertaron una cita. En cuartro años el número de solicitantes se ha elevado un 44% y la cuantia asignada sin embargo ha sido congelado. Ante esta situación diferentes agentes sociales y sindicales exigimos se tomen medidas reales contra la actual crisis económica que sufre la cuidadanía.

NOTA DE COLECTIVOS SOCIALES Y SINDICALES DE BARAKALDO
"Ante la apertura del plazo para solicitar las “Ayudas de Emergencia”: exigencia de medidas reales contra la actual crisis económica.

Este lunes, 1 de febrero, se ha abierto el plazo para que las familias de Barakaldo soliciten las ayudas de emergencia social -y las ayudas económicas municipales- para poder cubrir parte de los gastos relacionados con el acceso y mantenimiento de la vivienda habitual: alquileres e hipotecas; o para hacer frente a los pagos de luz, agua y comunidad. Además, de la atención sanitaria no cubierta por Osakidetza: gafas, dentista…

Este lunes a las dos del mediodía habían concertado una entrevista 1.678 familias; y se estaba concediendo cita para el 21 de abril.

No es de extrañar esta situación. Hay que tener en cuenta que en los últimos 4 años se ha producido un incremento del 44% de las familias del municipio que vieron concedida una ayuda social para hacer frente a sus necesidades más básicas. Sin embargo, el equipo municipal de gobierno mantiene en el mismo periodo de tiempo congelada la asignación destinada a las ayudas sociales: 850.000 euros anuales.

Por este motivo, esta mañana se ha realizado una concentración ante el Ayuntamiento de Barakaldo con el ánimo de visualizar las consecuencias del cierre de empresas emblemáticas como la ACB; las décadas de aplicación de planes de reconversión industrial; o las políticas de recortes sociales y en materia laboral.

En concreto, se han instalado una serie de enseres de una vivienda; y diferentes objetos representativos de las iniciativas contra los recortes: tijeras de grandes dimensiones; en concreto, de más de dos metros. Además, de tiendas de campaña, sacos de dormir, esterillas, tendederos, ropa, mesas, sillas, cazuelas, platos, hornillos…

Frente a la insuficiente dotación presupuestaria desde el “Equipo de Gobierno” se apuesta por endurecer los requisitos de acceso a las ayudas de emergencia social y las ayudas económicas municipales. Además, de aprobar decretos de alcaldía que recortan en un 50% la cuantía de las prestaciones a las que tienen derecho las familias para hacer frente a sus necesidades más básicas: vivienda, alimentación, vestuario y atención sanitaria.

Política de recortes a sumar a la falta de personal (trabajadoras sociales y administrativos) del “Equipo de Ayudas Económicas”. Personal encargado de gestionar las solicitudes. Esta situación provoca demoras de 5 meses en la tramitación y resolución de los expedientes.

Por otro lado, se sigue sin crear un parque municipal de viviendas en alquiler social para aquellas familias afectadas por los desahucios de su vivienda habitual. En concreto, hay señalados 8 desahucios para este mes de febrero.

En esta línea de recortes sociales cabe destacar que no se asigne ninguna partida presupuestaria para la creación de un albergue municipal para personas “sin techo”, aun constatándose su necesidad. Incumpliendo, de paso, la “Ley de Servicios Sociales” que obliga a la puesta en marcha de un albergue en municipios con más de 20.000 habitantes.

Por eso, y un año más, volvemos a exigir otra política social y unos presupuestos más justos y solidarios; y volvemos a manifestarnos en defensa de los servicios sociales municipales.

COLECTIVOS SOCIALES y SINDICALES DE BARAKALDO:

Asamblea Parad@s, Barakaldoko Gazte Asanblada, Berri-Otxoak, Centro Asesor de la Mujer, Argitan.

ELA, LAB, ESK y STEILAS."