El Gobierno Vasco, a través de Lanbide, vuelve a anunciar la suspensión de la Renta de Garantía de Ingresos a 3.637 personas. Según el mismo Lanbide, en el primer trimestre se aplicó la misma decisión a otras 2.031 personas. Las razones que esgrime el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales apuntan en la misma dirección: culpabilización de las personas sin recursos económicos por negarse a la búsqueda de empleo, no asistir a citas o estar ilocalizables. Y para ello deja caer, sin más matizaciones, afirmaciones insidiosas: incumplimiento de la ley, delicuencia, parasitismo,…
Se equivoca una vez más Gemma Zabaleta, cuando utiliza una ambigüedad calculada para la extensión de la sospecha sobre este colectivo, alimentando el populismo insolidario y frivolizando las duras consecuencias de la pobreza y exclusión social que afecta a miles de personas en nuestro pueblo: el paro de larga duración alcanza el 30%, la intensidad del paro entre la juventud, 4 de cada 10 personas paradas carecen de prestaciones, se mantienen los deshaucios, se está produciendo reagrupamientos familiares por la imposibilidad económica de vivir independientemente,…

Se equivoca Gemma Zabaleta cuando trata de vender un sistema perfecto que la realidad desmiente una y otra vez. Recientemente, el Ararteko denunciaba la avalancha de reclamaciones y quejas por el mal funcionamiento de Lanbide: 4.247 en 2011, y más de 3.000 en los primeros cinco meses de este año. A ello hay que añadir los problemas de comunicación entre Instituciones, el incumplimiento administrativo de Lanbide en materia de notificación y suspensión, la intención de obligar a perceptores a realizar cursos para voluntariado en DYA y Cruz Roja, la utilización de la amenaza de pérdida de las ayudas sociales, la subvención incontrolada de contratos de 6 meses que no crean empleo, la realización de cursos de escasa utilidad en asociaciones y empresas que tan sólo sirven para que algunos hagan negocio con las necesidades formativas, …

Se equivoca Gemma Zabaleta cuando entre las razones para explicar la reducción del número de perceptores olvida la más importante: ¿Cuántas personas han dejado de percibir la Renta de Garantía de Ingresos por haber encontrado un empleo de calidad (y es preciso subrayar lo de calidad? ¿Cuáles son los resultados en materia de creación de empleo de su Plan de Lucha contra el Paro, elaborado de la mano de Confebask? Y si de incumplimientos de ley hablamos, ¿qué tipo de control público realiza el Departamento de Empleo de los fondos dirigidos a orientación, formación y reciclaje profesional?

El sindicato LAB valora como un auténtico fracaso el modelo de empleabilidad y la forma en que el Departamento de Gemma Zabaleta está abordando la situación de quienes carecen de ingresos económicos por falta de empleo. Es un modelo cuyo objetivo principal es adaptarse a las políticas de recorte del 7% aprobado en los Presupuestos de Gobierno Vasco, y coincidente con el endurecimiento y recortes anunciados en materia de prestaciones de desempleo. Es un modelo que no tiene otro fin que convertir a las personas desempleadas en mano de obra barata y precaria para satisfacer a una patronal sin escrúpulos. Es un modelo que se está desarrollando a espaldas de entidades y organismos sociales, cuando no el enfrentamiento contra ellas. En definitiva, es un modelo que ha borrado el derecho social a disponer de los medios suficientes para poder desarrollar una vida digna.

Euskal Herria, 6 de julio de 2012