Lo adelantamos en nuestra anterior comparecencia ante los medios: “No están todos los que son, pero todos los que están, son”. Decíamos esto cuando nos referíamos a la lista de personas responsables de Osakidetza que allanaron el camino a las filtraciones valiéndose de su posición en la Dirección de Osakidetza.

Hoy, tras la documentación recibida durante la instrucción a petición de LAB, esa lista de responsables incorpora a Miriam Aparicio Sanz, quien en el momento de los hechos denunciados ocupaba el cargo de Jefa del Servicio de Selección y Provisión, adscrito a la Dirección de Recursos Humanos de Osakidetza.

Entre otras cosas, su vinculación directa en las autorizaciones expresas para romper el anonimato en la corrección de la segunda prueba, de al menos, neurocirugía y urología, ha confirmado lo que desde LAB sospechábamos respecto a la actuación de la responsable de selección y provisión.

Según la tesis que viene defendiendo LAB en este proceso, el núcleo operativo de Osakidetza encargado de facilitar y proteger el sistema de reparto de plazas fraudulento queda conformado de la siguiente manera:

1.- Jon Darpón Sierra, quien en el momento de los hechos era Consejero de sanidad del Gobierno Vasco.
2.- Ma Jesus Múgica Anduaga, quien en el momento de los hechos era Directora general de Osakidetza.
3.- Juan Carlos Soto Pérez, quien en el momento de los hechos era el Director de RRHH de Osakidetza.
4.- Xabier Balerdi Tolosa, quien en el momento de los hechos era Subdirector de RRHH de Osakidetza.
5.- Andonio Arcelay Salazar, quien en el momento de los hechos era Director de Asistencia Sanitaria de Osakidetza.
6.- Miriam Aparicio Sanz, quien en el momento de los hechos denunciados ocupaba el cargo de Jefa del Servicio de Selección y Provisión, adscrito a la Dirección de Recursos Humanos de Osakidetza.

Solicitamos al Juzgado la imputación de estas seis personas por posibles delitos de asociación ilícita, fraude en la contratación y revelación de secretos.

Asimismo, hemos interesado al Juzgado 10 diligencias más:
1. Solicitudes en calidad de investigados:
– Jefe de Servicio de Traumatología de Alto Deba.
– Las dos personas que confeccionaron el primer examen de cirugía plástica y reparadora. El responsable de este examen, que era el Jefe de Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Donostia es el suegro de la “Opositora X”.

– “Opositora X” que renunció a la OPE después de hacer un examen excelente en cirugía plástica.

2. Solicitud de 6 testigos y testigas más:
– Un miembro de tribunal calificador de cirugía cardiovascular.
– El responsable del IVAP que recibió un correo electrónico desde una cuenta de Hotmail solicitando la renuncia a continuar con el proceso selectivo de la “Opositora X”.

Hay que subrayar que esta “Opositora X” cuya declaración en calidad de investigada también solicitamos, obtuvo 72 puntos sobre 100 en el examen teórico. La siguiente opositora obtuvo 58, y este exámen sólo lo aprobaron 6 de 20 opositoras. En el examen práctico la “Opositora X” obtuvo 60,4 puntos sobre 100.

– Un/a Opositor/a.
– 2 Miembros del Sindicato Médico presentes en las negociaciones del acuerdo de la OPE 2016-17.
– José María Armentia exdirector de RRHH de Osakidetza. Artífice del Acuerdo para la OPE 2016-17 que un mes más tarde fue cesado.

3. Oficios solicitados:

– Solicitud del expediente completo de Pediatría Hospitalaria, que aún, y a pesar de haber sido objeto de un expediente disciplinario y la anulación de una pregunta por estar dirigida a beneficiar a parte de las y los opositores, no ha sido trasladado a los juzgados por iniciativa de Osakidetza.

Queremos volver a remarcar que los puntales que sostenian este fraude en la contratación pública están cediendo, lo sucedido en la OPE 2016-17 de Osakidetza, pone en tela de juicio el funcionamiento democrático de la institución encargada de velar por nuestra salud y las consecuencias de mantener un sistema de reparto de plazas discrecional que atenta contra la igualdad de oportunidades que todos los ciudadanos tenemos para acceder al empleo público, son sumamente graves.

La actuación de la dirección de Osakidetza en la OPE 2016-17 es un ejemplo de corrupción en toda regla, implementando medidas llamativas en la forma y vacías en el fondo, como la incursión del IVAP en el proceso. Esas medidas daban una apariencia de transparencia y limpieza que se ha desvanecido en cuanto hemos ido conociendo los detalles de la organización de la OPE gracias a las diligencias solicitadas por LAB en esta instrucción.

Consideramos inaplazable la revisión profunda de los procesos de OPE en Osakidetza, y esa revisión debe derivar del fin de la impunidad, condición que es imprescindible para poner en marcha nuevos procesos de OPE en las categorías de facultativos especialistas con garantías, en esa tarea LAB no va a escatimar esfuerzos ni iniciativas, y como vamos comprobando durante todo el proceso, los esfuerzos de LAB y de sus servicios jurídicos están dando sus frutos.