Unai Ekiza ha tomado la palabra, en representación de LAB, en la Comisión de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Parlamento de Nafarroa para dar a conocer la valoración que el sindicato hace del Proyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética.

En opinión de LAB, el abordaje de la necesaria transición no puede realizarse desde la óptica de que es viable un incremento del crecimiento y este  desacople la economía del medio físico; «es decir, no hay alternativa tecnocientífica contrastable que demuestre que se puede seguir creciendo indefinidamente sin consecuencias ecológicas catastroficas. Es necesario que la transición se realice desde esta premisa», hemos señalado.

Concretamente, la necesaria transformación de la matriz socio-productiva de nuestra sociedad debe realizarse de forma radical, abordando el problema desde la raíz y siendo un proceso lo más ordenado posible. «Los parches y el intento de humanizar o pintar de verde el capitalismo han demostrado su ineficacia. Es hora de abordar un cambio en profundidad y esta propuesta de Ley se queda muy lejos y no está a la altura de la urgencia en la que vivimos», hemos remarcado.

Asimismo, más allá de las medidas que se señalan, consideramos que «es necesario hablar de los sectores y empresas en las que son necesarios los cambios y remodelaciones para transitar hacia modos productivos sostenibles. Este proceso tiene que tener en cuenta tanto la urgencia climatica y energética como la vida y condiciones laborales de las personas que trabajan en dichos sectores».

Como representantes legales de las y los trabajadores, nos parece importante destacar y reivindicar el papel de la clase trabajadora en dicha transición: «Es fundamental que la clase trabajadora tenga un papel activo, así como espacios de reflexión y toma de decisión en lo referente a la remodelación de empresas y sectores. Esta transición no puede realizarse desde arriba y dejarla en manos del la patronal y capital financiero. Como muestra destacable se puede citar el chantaje de las empresas eléctricas ante las tímidas medidas del gobierno PSOE-Podemos en referencia a los beneficios caídos del cielo. ¿Vamos a dejar en manos de la élite económica, que solo prioriza sus multitudinarios beneficios, una transición necesaria y que nos corresponde a todas y todos?».

Para abordarlo de manera que se sitúe la vida de las personas trabajadoras en el centro, proponemos la creación de comités de transición justa en empresas y sectores; comités con participación y capacidad de decisión de los y las trabajadoras del sector y que lideren los cambios necesarios en dichos ámbitos.

Según hemos subrayado, «LAB estará allí donde desde esta óptica exista la valentía y el esfuerzo de caminar hacia una sociedad ecológicamente y socialmente justa; donde todas y todos podamos trabajar y, por lo tanto, se trabaje menos horas, se produzca y reproduzca lo necesario para el sostenimiento de la vida, generando con la menor cantidad de materias primas y energía posible y generando el menor tamaño de residuos y distribuyendo la riqueza producida».