A través de los medios de comunicación hemos conocido que Zorione Etxezarraga va a a ser sustituida en la gerencia del Consorcio Haurreskolak por Elena Aizpuru. Desde LAB creemos que se abre un nuevo tiempo para este servicio educativo y seguiremos trabajando para que el proyecto responda a las necesidades de la sociedad vasca y se garanticen los derechos de las y los trabajadores.

En el sindicato LAB creemos que la destitución de la gerente Zorione Etxezarraga responde a una nueva fase del Consorcio Haurreskolak. Por otra parte, el Departamento de Educación de la CAV ha conocido el diagnóstico que solicitó sobre la situación actual de las haurreskolak, lo que puede suponer cambios en la mejora del servicio.

En los últimos tiempos hemos escuchado al consejero Jokin Bildarratz decir públicamente que quiere convertir el Consorcio Haurreskolak en un recurso de referencia de la escolarización temprana. Por nuestra parte, pedimos al propio Bildarratz y a la nueva gerente, cuyo nombramiento hemos conocido a través de los medios de comunicación, Elena Aizpuru, que tomen las decisiones que nos sitúen en esa dirección, consensuadas con las trabajadoras y los trabajadores y la comunidad educativa.

De este modo, tenemos que recuperar la ilusión de las trabajadoras y los trabajadores y transformar el proyecto. En esta dirección, y siguiendo la trayectoria desarrollada en los últimos años, desde el Sindicato LAB le trasladamos al personal investigador encargado de realizar el diagnóstico las necesidades que tiene nuestro proyecto, sin olvidarnos de factores como el descenso de la natalidad en los últimos años y el impacto que tienen de las nuevas medidas de conciliación; y por supuesto, situando a las niñas y los niños en el centro:

-Integración de este ciclo educativo, de calidad y basado en la igualdad de oportunidades, dentro del Departamento de Educación, recuperando el ciclo 0-3, basado en la lógica pedagógica de la etapa 0-6.

-Inversión y financiación necesaria para adaptarse a las nuevas corrientes pedagógicas.

-La universalidad, inclusividad, feminismo, euskera, cultura vasca y gratuidad, como ejes principales.

-Una oferta educativa basada en el cuidado que merece cada pueblo y barrio.

-Enmarcada dentro del mapa de escuelas que dibuje el itinerario educativo de los niños y niñas.

Sin olvidar la lucha por el convenio laboral y la estabilidad de las plantillas, tenemos la oportunidad de seguir construyendo la educación Infantil que soñamos.

Asimismo, seguiremos haciendo nuestra aportación en el debate sobre la ley de educación para que, como consecuencia de años de lucha, el ciclo 0-3 sea tomado en consideración.

Estamos ante una nueva oportunidad, vamos a seguir trabajando y luchando para construir la educación que este país necesita y merece, porque la lucha lo merece.