Hemos realizado una nutrida concentración en Iruñea, en el Paseo de Sarasate, frente a la sede del PSN, para denunciar el penúltimo recorte de derechos de las y los ciudadanos euskaldunes ejecutado por el Gobierno de Navarra.

Han pasado más de dos años desde que fueron anulados por sentencia judicial algunos artículos del Decreto que regula el uso del Euskera en las administraciones públicas de Navarra, elaborado por el anterior Gobierno de Navarra. Los artículos anulados son básicamente los que regulan el bilingüismo en comunicaciones, avisos y rotulaciones, así como la valoración del conocimiento del euskera como mérito en los concurso-oposiciones para puestos de la zona mixta, zona no vascófona y servicios centrales.

En la práctica, esta decisión, auspiciada por UGT, SPA, SMN, SATSE y Afapna, hace retroceder décadas los derechos lingüísticos de la ciudadanía navarra y deja sin puntuar como mérito el conocimiento de una de las dos lenguas cooficiales de Navarra, mientras sí se puntúa el conocimiento del alemán, francés e inglés. Asimismo se imposibilita en la práctica el derecho de la ciudadanía a dirigirse en euskera a la Administración, si así lo desea.

La solución a este sinsentido no era difícil. Bastaba con retocar la redacción del Decreto para dar seguridad jurídica suficiente. Así lo anunció la nueva presidenta del Gobierno, María Chivite, a inicios de 2020 asegurando que para el otoño de ese año ya estaría la nueva redacción. Sin embargo, estamos ya en octubre de 2021 y no hay ni rastro del nuevo Decreto, pese a que periódicamente se anuncia que su presentación será inminente.

Está claro que la táctica del PSN, con la complicidad de sus socios de gobierno (Geroa Bai, Podemos e IU), es dejar pasar el tiempo mientras cada día que pasa se siguen vulnerando los derechos de buena parte de la ciudadanía navarra.

Desde LAB, seguimos exigiendo que se respeten los derechos lingüísticos de toda la ciudadanía y que la Administración garantice el derecho de todas las personas a dirigirse y ser atendidas en cualquiera de las dos lenguas cooficiales en cualquier lugar de la geografía navarra. Para ello, reclamamos un nuevo Decreto del uso del euskera en la Administración que garantice el reconocimiento del euskera como mérito en todos los concursos, y la definición de más plazas con requisito de euskera para establecer circuitos bilingües para poder atender en euskera a la ciudadanía que lo desee.