LAB SINDIKATUA

2017/12/14 :: 8:56

Última actualización:2017/12/13 :: 15:55

IDIOMA
Estas aquí:

La actitud de bloqueo de la patronal rompe la mesa de los Centros de Iniciativa Social y nos fuerza a la movilización

Partekatu albistea



Tras casi 8 años y 36 mesas negociadoras, las patronales KE y AICE-IZEA no han respondida de manera alguna a las reivindicaciones de los sindicatos LAB, ELA, STEILAS, CCOO eta UGT. Ante la estrategia de dilatar la negociación sin contenido no nos dejan otra opción a los sindicatos que romper la mesa y emprender movilizaciones.

Tras años tomando parte en infructuosas mesas de negociación comparecemos públicamente todos los sindicatos con representación en los Centros de Iniciativa Social de la CAPV.
Los centros adscritos al convenio de Iniciativa Social representan el 70% de los colegios concertados y alrededor de 9.000 trabajadores y trabajadoras, los/las cuales tenemos todavía el convenio de 2008-09. Desde entonces la realidad del sistema educativo, los desafíos a los que se enfrenta, la situación de diferentes colectivos y las cargas de trabajo han cambiado sustancialmente, pero las condiciones laborales y las tablas salariales son las mismas.

Se debe recordar que a partir de junio de 2010 las patronales del sector impusieron a los y las trabajadores/as los recortes que los gobiernos español y vasco les establecieron, lo que supuso un grave quebrantamiento del convenio. Si esto fuera poco, desde el 7 de julio de 2013 al 10 de octubre de 2013 Kristau Eskola y AICE-IZEA, de manera unilateral, nos impusieron el convenio estatal, empeorando significativamente nuestros salarios y condiciones laborales. Para recuperar nuestro convenio del 2008-09 fueron necesarios miles de conflictos colectivos y recursos individuales, decenas de concentraciones y manifestaciones y 5 días de huelga. La lucha ejemplar de los y las trabajadores/as de los colegios de Iniciativa Social hizo posible que la educación concertada de la CAPV fuese el único sector educativo del estado sin recortes.

En las mesas de convenio celebradas desde entonces con el fin de renovar el convenio colectivo del 2008-09 estas han sido las principales reivindicaciones de los sindicatos:

-Para nosotros/as es indispensable organizar y utilizar adecuadamente las horas complementarias. Los colegios se encuentran inmersos de lleno en un proceso de transformación e innovación y somos los/as profesores/as quienes soportamos el peso de ello. Las horas que en principio deben estar destinadas principalmente a preparar asignaturas y clases son destinadas a continuas sesiones formativas y a los diferentes proyectos de los centros, sumándose a lo que recoge el convenio relativo a preparación de clases y seguimiento del alumnado. Es por ello que creemos que se tienen que reservar un cierto número de horas complementarias para utilizar en exclusiva en preparar clases y hacer ese seguimiento de los/las alumnos/as. Esa es la base de la educación y no puede quedar relegado u obligarnos a realizar todo ese trabajo fuera de la jornada laboral.
Además, en lo que a esto respecta, creemos que se tiene que reconocer cierto número de horas de trabajo en casa ya que en la práctica así se hace (correcciones de exámenes, preparación de materiales, etc.).

-En los colegios hay dos colectivos que en los últimos años han crecido mucho y que merecen una especial atención. Son los/as trabajadores/as que trabajan en peores condiciones, la mayoría de ellas mujeres. Las primeras son las Especialistas de Apoyo Educativo. Trabajan siempre con jornadas reducidas, no tienen horas complementarias para preparar las sesiones o materiales o para hacer el seguimiento e informes de los/las alumnos/as, por ejemplo. Tienen más consideración de cuidadores/as que de educadores/as y apenas tienen espacio en los procesos educativos y proyectos de los centros.

-Otro colectivo que se encuentra en una situación precaria es el de los/las trabajadores/as del primer ciclo de Educación Infantil, aquellos/as que trabajan con los/las niños/as de 0-3 años. Además de tener muchas más horas que el resto del personal no tienen horas complementarias para preparar las clases, hacer seguimiento del alumnado o reunirse con los padres y madres, entre otras cosas. Y, como en el caso de las EAE, tienen más consideración de cuidador/a de niños/as que de educador/a, sin tener espacio en el proyecto educativo de los colegios o en los proyectos.

-Tal y como se ha comentado anteriormente, las tablas salariales que tenemos a día de hoy son las mismas que las de 2009. Por lo tanto, en todos estos años hemos perdido más del 12% de poder adquisitivo. Tenemos, además cantidades sin cobrar aún como consecuencia de los recortes de los años 2013, 2014 y 2015. No es admisible que mientras las cargas de trabajo, las responsabilidades y la complejidad de la práctica educativa se incrementa, se dé un empobrecimiento de los/as trabajadores/as que llevamos a cabo esta práctica. Se deben dar, pues, pasos en la recuperación del poder adquisitivo.

-Sabemos bien que vienen años duros en cuanto a matriculación. El descenso de la tasa de natalidad es ya un hecho y todo parece indicar que se trata de una tendencia que se agudizará en los próximos años. Es por ello que creemos esencial un acuerdo destinado al mantenimiento del empleo, para evitar despidos o potenciar la recolocación de los/as trabajadores/as que se vean afectados por el cierre de aulas.

En el transcurso de las negociaciones ha quedado al descubierto que las patronales no están dispuestas a hacer mejoras en las reivindicaciones y cuestiones básicas. Es más, en algunas cuestiones han llegado incluso a plantear recortes. La estrategia de las patronales ha sido alargar las negociaciones de manera ilimitada, proponiendo una fase de discusión tras otra sin dar ningún avance o cambio en sus posicionamientos. Los sindicatos, ante este escenario, creemos que hemos llegado al límite y no podemos seguir tolerando esto. Al principio de curso se acordó una plataforma unitaria y se les presentó a las patronales, a fin de dirigir el debate a lo que consideramos son los elementos centrales que deben configurar el nuevo convenio. KE y AICE-IZEA, bajo el pretexto de que la financiación por parte de la Administración no es suficiente, se han negado a dar pasos en estos temas también.

Para los sindicatos aquí presentes es necesario que las patronales den pasos en el tema de las horas complementarias, en la mejora de las condiciones de los sectores precarizados, en la recuperación del poder adquisitivo perdido y en el mantenimiento del empleo. La actitud de bloqueo de la patronal y su intención de dilatar la negociación sin poner contenidos sobre la mesa no nos ha dejado más opción que levantarnos de la mesa y optar por la movilización.

Por lo tanto, junto con la ruptura de la mesa del 29 de noviembre queremos dar inicio a una nueva fase de movilizaciones para obligarles a dar pasos en la renovación del convenio y la mejora de las condiciones laborales.

En este sentido, la próxima semana comenzaremos con las movilizaciones, llevando a cabo concentraciones de trabajadores/as y delegados/as los próximos días 13 y 19 de diciembre.

El 13 de diciembre habrá en Bilbao a las 12,00 h. delante del colegio Jesuitas, una concentración de delegados/as.

El 19 de diciembre a las 17,30h. se realizarán concentraciones de trabajadores/as y delegados/as en Bilbao (plaza Indautxu), Donostia (ante la sede de Kristau Eskola) y Gasteiz (delante del colegio Marianistas).

En caso de no responder a nuestras demandas y hacer propuestas dirigidas a mejorar las condiciones laborales, las patronales no obligarán a aumentar las movilizaciones, incluso con convocatorias de huelga.

Los sindicatos hemos dejado claro en los últimos casi 8 años y 36 mesas negociadoras nuestra disposición para negociar. En la medida en que las patronales estén dispuestas a llenar de contenido la mesa estaremos preparados para negociar nuevamente. Pero mientras esto no se dé no nos dejan más camino que la movilización para avanzar en nuestras condiciones laborales y en la calidad educativa. Y es que, como hemos dicho en numerosas ocasiones, unas buenas condiciones laborales y la calidad educativa van de la mano ya que sin la primera es imposible la segunda.