LAB SINDIKATUA


2018/10/19 :: 4:39

Última actualización:2018/10/20 :: 12:48

IDIOMA
Estas aquí: FEDERACIONES SERVICIOS PÚBLICOS Zerbitzu Soziokomunitarioa La negociación del convenio de residencias de personas mayores de Gipuzkoa se encuentra en situación de impasse debido a la nula voluntad negociadora de las patronales

La negociación del convenio de residencias de personas mayores de Gipuzkoa se encuentra en situación de impasse debido a la nula voluntad negociadora de las patronales

Email Imprimir PDF
Partekatu albistea



Desde hace año y medio la mesa para la negociación de un nuevo Convenio Provincial para las Residencias de Personas Mayores está abierta, pero se encuentra en una situación de impasse debido a la nula voluntad negociadora que tienen las patronales del sector, y aunque les hemos interpelado por escrito, no hemos recibido ninguna respuesta seria.

De las patronales, sólo han respondido ADEGI (36%) y ACGG (10%), el 46%. No ha habido rerspuesta de Matia (27%) y LARES (27%). Y mientras tanto, la Diputación Foral de Gipuzkoa mira hacia otro lado, como si el problema no fuera suyo.

Desde que comenzamos a negociar el nuevo Convenio Provincial de Residencias para las Personas Mayores de Gipuzkoa, LAB plantea la negociación partiendo de la actividad que se realiza y de la responsabilidad de la prestación de dicha actividad. Por lo tanto, planteamos una negociación colectiva para un servicio público, financiado mayoritariamente con dinero público, y prestada por empresas de titularidad pública, adjudicatarias del servicio y empresas privadas. Desde que comenzamos a negociar el nuevo Convenio Provincial de Residencias para las Personas Mayores de Gipuzkoa, LAB ha demandado a las patronales una respuesta clara a la plataforma presentada, cuyos ejes principales son:

1.- Convenio PROVINCIAL de personas mayores: Como mínimo común para todas las personas trabajadoras del sector.

2.- Salario base: HOMOLOGACIÓN a la media de las personas trabajadoras dependientes de la Administración Local y Foral.

3.- Empleo: Contratación directa, indefinida y a tiempo completo de las plazas estructurales.

4.- Ratios: Comisión de trabajo paritaria que adopte decisiones de común acuerdo para profundizar en la mejora de la organización y nuevos sistemas de atención, fije los ratios de personal y categorías para la mejora y adecuación a las necesidades de las personas usuarias.

5.- Formación: Mínimo de 21 horas anuales de formación.

Además de otras reivindicaciones que nos lleven a un escenario convergente en salario base, tiempos de descanso, empleo indefinido y a tiempo total de las necesidades estructurales en la atención, reguladas por un convenio provincial para todas las personas trabajadoras del sector.

La situación del empleo en el sector indica que, frente al aumento y la estabilidad de la actividad, la tendencia del empleo arroja datos de más precariedad, menos contratos indefinidos, más contratos parciales, más flexibilidad laboral, más disponibilidad,... y más cargas de trabajo.

Desde nuestro punto de vista, es necesario cambiar el modelo de arriba a abajo. Es necesario un modelo que se aleje de cualquier interés económico. Un modelo que sea garante de los derechos básicos de la sociedad. El modelo actual privatiza los derechos básicos, provocando daños irreparables tanto a las trabajadoras como a las personas usuarias, en definitiva, perjudicando a toda la sociedad.

El de los servicios sociales es un sector totalmente feminizado, y no podemos obviar que las condiciones actuales son consecuencia directa del modelo heteropatriarcal en el que vivimos. Los cuidados siempre han sido un trabajo impuesto a las mujeres, y nunca se ha reconocido la labor que desempeñan. Hoy en día se le da más importancia a hacer coches durante 24 horas en una fábrica que a las trabajadoras que cuidan de la sociedad, que la educan en valores, que trabajan por la inclusión social, o que mediante su labor intentan transformar la sociedad actual.

Por otro lado, queremos remarcar que en este sector no se protege la salud laboral. Tenemos un modelo heredado de la industria. Urge transformar esta realidad. Es completamente necesario adaptar la salud laboral a nuestro sector.

Desde la perspectiva de la salud laboral, el sector está en una situación alarmante. Los riesgos psicosociales son alarmantes. Las cargas de trabajo son terribles, los ritmos, las agresiones físicas y psíquicas,... El modelo actual perjudica gravemente la salud de las trabajadoras del sector.

Y todo ello porque defendemos un servicio público de atención a las personas mayores y como tal, presupuestado, gestionado y articulado por las instituciones con la participación de los agentes intervinientes... como parte del cambio social.

Ante esta situación, hemos puesto en marcha dinamicas movilizadoras en las Residencias para las Personas Mayores, y unido a ello, hemos iniciado una campaña de ratios en la que habrá una movilización el 14 de junio.

 


 
 

Gure zerbitzuak hobetzeko, gure eta hirugarrenen cookieak erabiltzen ditugu, eta iraunkorrak direnez, erabiltzaileei buruzko estatistikak ematen dizkigute. Nabigatzen jarraitzen baduzu, cookie horiek erabiltzea onartzen duzu.

Informazio gehiago hemen.

Pribatutasun politika / Política de privacidad
.