LAB SINDIKATUA


2018/10/21 :: 1:45

Última actualización:2018/10/20 :: 12:48

IDIOMA
Estas aquí: ÁREAS MUJERES Berdintasuna Hemos advertido sobre la brecha existente entre hombres y mujeres en materia de empleo

Hemos advertido sobre la brecha existente entre hombres y mujeres en materia de empleo

Email Imprimir PDF
Partekatu albistea
No hay verdaderas políticas para avanzar en la igualdad de oportunidades en el mundo laboral.

El proceso de incorporación de la mujer al mercado de trabajo ha ido acortando la brecha laboral en términos de ocupación. Este proceso se ha dado, en parte, por necesidades del sistema productivo y acompañado de mayores cotas de precariedad. Mayores tasas de temporalidad, parcialidad involuntaria, discriminación salarial, segregación ocupacional...

En 2017 la tasa de ocupación masculina era del 54,6% y casi 9 puntos porcentuales superior a la de las mujeres (45,7%). A partir de 2008, aún en crisis, la diferencia entre la tasa de ocupación de hombres y mujeres continuó reduciéndose. Entre 2007 y 2014 la diferencia de tasas de ocupación se reduce en más de 10 puntos porcentuales. La reducción de la brecha laboral durante la crisis se da sobre todo por un mayor deterioro de la situación laboral de los hombres. En 2014 se inicia la recuperación del empleo (en términos cuantitativos, aunque peor calidad) pero la reducción de la brecha se frena. Existe un peligro de que la mejora de la brecha laboral se detenga sino se corrigen las múltiples formas de discriminación.

En 2017 la tasa de ocupación masculina era del 54,6% y casi 9 puntos porcentuales superior a la de las mujeres (45,7%). A partir de 2008, aún en crisis, la diferencia entre la tasa de ocupación de hombres y mujeres continuó reduciéndose. Entre 2007 y 2014 la diferencia de tasas de ocupación se reduce en más de 10 puntos porcentuales. La reducción de la brecha laboral durante la crisis se da sobre todo por un mayor deterioro de la situación laboral de los hombres. En 2014 se inicia la recuperación del empleo (en términos cuantitativos, aunque peor calidad) pero la reducción de la brecha se frena. Existe un peligro de que la mejora de la brecha laboral se detenga sino se corrigen las múltiples formas de discriminación.

Los últimos tres meses el desempleo ha subido. Ante esto, LAB quiere destacar tres elementos:

No hay evolución positiva del mercado de trabajo aunque gobiernos y patrol afirmen lo contrario. El desempleo ha ascendido si miramos el trimestre anterior. Si observamos la evolución de los datos, tenemos que decir que la bajada generalizada del paro se ha interrumpido.

Si analizamos los datos de la PRA en función del sexo la fotografía resulta totalmente denunciable. Hay 1.800 personas desempleadas más, pero mientras el desempleo femenino ha subido el paro masculino ha bajado. Esto es, hay 5.600 mujeres más en paro y 3.900 hombres menos. Estos datos muestran de forma clara la fuerza que aún tiene la segregación en el mundo laboral:

1. El empleo se ha creado en la industria y la cosntrucción mientras se ha destruido en el sector servicios. Las mujeres continuamos fuera de los sectores en los que ha creado, mientras estamos subordinadas a los vaivenes que se sufren en el sector servicios.

2. Se ha señalado desde algunos sectores que son datos que deja el final de la campaña de navidades pero la situación es mucho más preocupante porque la campaña de navidades finaliza todos los años pero no así la situación que muestran estos datos.

3. También tenemos que destacar que el empleo que se ha destruido ha sido, sobre todo, temporal. Por lo tanto, no estamos hablando de subidas y bajadas coyunturales, sobre todo se ha destruido empleo femenino en los últimos meses, ahondando en la brecha existente entre hombres y mujeres.

Esta evolución deja claro que no hay verdaderas políticas para avanzar en la igualdad de oportunidades en el mundo laboral. Los planes de igualdad suponen un fracaso, ya que no ha creado opciones para que las mujeres puedan acceder en igualdad de oportunidades a sectores que se guardan para las mujeres. No han servido para reducir la brecha salarial. No han sido eficaces para mejorar las condiciones laborales de las mujeres.

Ante estos datos estamos obligadas a denunciar las palabras del máximo responsable de la patronal Larrañaga. El mercado laboral no es así porque las mujeres no hayamos elegido bien nuestros estudios. Todavía ahora se reservas ocupaciones y sectores concretos para las mujeres, con mucho peores condiciones, con menos opciones de acceeer a derechos sociales y laborales. Esto es así porque la precariedad hace viable este sistema, para que así el empresario pueda obtener más beneficios a nuestra costa. Esto es así por las instituciones apoyan y legitiman las palabras y actitudes de la patronal.

Estos dos no muestran una situación coyuntural, sino que describen una situación estructural. Son fotografías de un sistema que envía a las mujeres trabajadoras al paro, a hacer un trabajo no reconocido y que nos condena a trabajar en condiciones de precariedad.

La fuerza que mostramos el 8 de marzo afirmamos es la energía que necesitamos para cambiar esta situación de arriba a abajo. El desafío de LAB es activar toda esta fuerza y utilizarla para cambiar las políticas de la patrona, un reto que compartimos con el movimiento feminista.
 


 
 

No hay comentarios


Para hacer comentarios debes estar registrado.¿Todavía no tiene una cuenta? Regístrate

Gure zerbitzuak hobetzeko, gure eta hirugarrenen cookieak erabiltzen ditugu, eta iraunkorrak direnez, erabiltzaileei buruzko estatistikak ematen dizkigute. Nabigatzen jarraitzen baduzu, cookie horiek erabiltzea onartzen duzu.

Informazio gehiago hemen.

Pribatutasun politika / Política de privacidad
.